Pumas muestra que no estaba para más

·1  min de lectura

Ramón Treviño

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 3 (EL UNIVERSAL).- El América sufrió mucho, aunque su posición de la tabla no dependía de ganar o perder; eliminar a los Pumas era obligación.

Lo consiguió (0-1), con tanto de Henry Martín (83'), y que también termina la racha de cuatro juegos sin ganar, incluida la Liga de Campeones de la Concacaf.

El América ahora deberá concentrarse en el juego ante el Portland Timbers en la Concacaf y, después, pensar en la Liguilla.

El Universidad Nacional cosechó lo que sembró, muy poco en la fase regular como para aspirar a más. El proyecto de Andrés Lillini naufragó.

El club auriazul, consciente de que tenía todo que ganar ante lo que ya tenía perdido, se fue como 2kamikaze2 al frente, bombardeó en todo momento la portería de Guillermo Ochoa, quien se agigantó bajo los postes.

Las Águilas dependieron sólo de lo que Roger Martínez podía generar. Sin Álvaro Fidalgo, el colombiano prácticamente tenía que armarse solo las jugadas, haciendo trabajar de una u otra manera a Alfredo Talavera.

Al buscar cómo mejorar la cara de su equipo, Santiago Solari echó mano de su banca. Entró Alan Medina y Henry Martín, quien venía de una lesión, además de arrastrar el problema legal de su hermano. Un desborde del exdiablo fue concretado por Martín para abrir el marcador y así poner a los Pumas fuera de la repesca.

Los universitarios cumplen este mes 10 años de su último campeonato en torneos cortos. Una década de fracasos.

* LOS DIRECTORES TÉCNICOS

Andrés Lillini nunca arriesgó para meter gol y confió mucho en jugadores que no estuvieron al nivel. Santiago Solari, con poco, cumplió.