Los Pumas ante Gales: un empate que refleja las dos caras del equipo de Mario Ledesma

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El centro de Argentina Jerónimo de la Fuente se lanza sobre la línea para anotar un try cuando el ala de Gales Jonah Holmes (R) no logra abordarlo durante el test entre Gales y Argentina
Agencia AFP

Si se rescata que se jugó 55 minutos con un jugador menos y que hubo un crecimiento marcado respecto de la última actuación, especialmente en materia de actitud, el empate 20-20 ante Gales permite entrever noticias positivas para los Pumas. Si en cambio se analiza que desperdiciaron una ventaja de 14 tantos y que no cumplieron con dos de las premisas fundamentales para este partido como la disciplina y la capitalización de las oportunidades en ataque, el reparto de puntos deja un sabor amargo.

La expulsión de Juan Cruz Mallía a los 28 minutos de acción marcó el partido. El fullback estaba teniendo una gran actuación, pero cometió un error determinante, que resume una constante: errores mentales que le dieron vida a un rival apático. Los Pumas fueron indisciplinados (exceso de penales y errores mentales de concepto) y perdieron la batalla del juego con el pie. Además, desaprovecharon tres penales que podrían haber delineado otro desenlace (Gales falló dos).

De cualquier manera, el empate en el Principality Stadium de Cardiff representa una mejoría gigante respecto de la pálida victoria 24-17 ante Rumania una semana atrás. Fundamentalmente, los Pumas jugaron con otro temple, más acorde con la impronta que exige la Celeste y Blanca. El trabajo defensivo fue notable, tanto en el tackle como en la recuperación de pelotas, donde se lucieron los tres terceras líneas y el capitán Julián Montoya. El scrum fue dominante ante un equipo poderoso en la materia.

Jugador por jugador, los Pumas, con todas las estrellas que actúan profesionalmente en los clubes más poderosos del mundo presente, se insinuaban como superiores a un equipo de Gales que no cuenta con 12 figuras afectadas a la gira de British & Irish Lions por Sudáfrica. Colectivamente, Argentina aparecía en desventaja, ya que apenas se reunieron 15 días atrás luego de siete meses y jugaron un solo partido ante Rumania, amén de que los jugadores pertenecen a clubes con estilos de juego diversos. Los galeses, en cambio, fueron parte integral del plantel campeón del Seis Naciones entre febrero y abril último y el 90% se desempeñan en las cuatro franquicias profesionales galesas, que tienen una forma similar de entender el rugby.

rugby , Gales v Los pumas en Cardiff
ap


rugby , Gales v Los pumas en Cardiff (ap /)

Una de las premisas para los Pumas, entonces, era minimizar los errores para evitar que Gales impusiera el ritmo de juego. La otra era capitalizar las oportunidades en la zona roja rival, algo que en Bucarest había sido uno de los mayores déficits.

Lo primero no se cumplió. La disciplina volvió a ser un karma para los Pumas, que en el primer tiempo solo cometieron nueve penales (14 en total). El más grave lo cometió Mallía a los 28 minutos: un tackle alto que hizo contacto con la cabeza del medio-scrum rival Kieran Hardy cuando cargaba una patada arriba que le costó la tarjeta roja. Inapelable bajo el reglamento actual.

Hasta allí el partido estaba 6-6, dos penales por lado. Gales dominaba posesión y territorio pero carecía de incisividad para quebrar la sólida defensa Puma. Los argentinos tuvieron algunas imprecisiones en ataque pero aprovecharon las pocas ocasiones que tuvieron para sumar.

Luego de la expulsión, como suele ocurrir ante la adversidad con este equipo, sacó a relucir la garra que los identifica. Sobre el final del primer parcial, bancaron el avance galés, Montoya pescó una pelota y ganó un penal. De allí al line-out ofensivo, otra buena gestión de Montoya para ganar metros y una embestida bestial de Pablo Matera, que se llevó puesto al apertura Callum Sheedy para aterrizar en el in-goal y apoyar el primer try.

rugby , Gales v Los pumas en Cardiff
Agencia AFP


rugby , Gales v Los pumas en Cardiff (Agencia AFP/)

Los Pumas salieron a jugar el segundo tiempo con el mismo ímpetu. Esta vez fue Facundo Isa quien pescó la pelota en extrema defensa y de esa recuperación surgió el ataque que derivó en el segundo try: scrum en ataque y combinación entre Santiago Chocobares (topetazo y off-load mediante) y Jerónimo de la Fuente para adelantarse 20-6.

Gales buscó mover el avispero y cambió la pareja de medios. Empezó a buscar más las puntas para capitalizar la ventaja numérica y por allí llegó profundo. Tras varias fases, descontó con el try de Rowlands (20-13).

El partido se volvió más táctico y Gales empezó a sacar ventajas con el juego con el pie. Después de que Sánchez falló dos intentos a los palos (uno accesible y otro complicado) la argentina quedó en posición defensiva. La resistencia argentina se quebró en un scrum-5 que el medio-scrum Tomos Williams rompió demasiado fácil y el partido se empató.

rugby , Gales v Los pumas en Cardiff
ap


rugby , Gales v Los pumas en Cardiff (ap /)

Sánchez, que había tenido un muy mal partido siete días atrás, mostró una mejor versión, más incisivo en ataque y muy activo en defensa, aunque sin brillar en su esplendor; estuvo errático en los envíos a los palos.

Los dos aperturas suplentes pudieron ganarlo con un penal, primero Domingo Miotti y en la última acción del partido, luego de una inocentada de Chocobares, Jarrod Evans, que había metido dos conversiones esquinadas. Ambos fallaron.

El empate refleja las dos caras de los Pumas: errores mentales que en este nivel se pagan caro, actitud para defender y reponerse a la adversidad. Lo mejor: una buena sensación de cara a la revancha del próximo sábado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.