Los Pumas exigen respeto

·1  min de lectura

Sebastián García

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 19 (EL UNIVERSAL).- Después de que la futbolista de los Pumas, Deneva Cagigas, denunciara en sus redes sociales que ha sido víctima de acoso sexual, varias ocasiones en su cuenta de Instagram, fue respaldada por el Club Universidad y por el capitán del equipo varonil, Juan Pablo Vigón.

La defensora auriazul alzó la voz y explicó que no es el primer mensaje "y como digo, no he silenciado a la persona, sino que he silenciado al acto. Hablo por mí y mis colegas. Se les hace chistoso mandarnos fotos, videos, usar distintos usuarios o usarnos como símbolo sexual y la verdad es que no está bien. Antes de ser futbolistas, somos personas, humanas". Y el mensaje llegó a Vigón, quien pidió que se detengan ese tipo de insultos. "Tenemos contacto con el equipo femenil, se tocó el tema y es muy delicado. Me duele porque es algo que les cala, les duele. Debemos acabar con eso", advirtió el mediocampista en conferencia.

El número "22" felino mencionó que con los hombres se reciben insultos por su rendimiento dentro de la cancha, pero destacó que es más lamentable lo que sufren las futbolistas. "Son cosas fuertes y asquerosas". A través de un comunicado, el Club condenó la violencia y el hostigamiento.