"Pulmón de palomitas de maíz": la nueva e irreversible enfermedad relacionada con el vapeo

Fari RafaContributor

Apenas cinco meses después de comenzar a utilizar cigarrillos electrónicos, un adolescente de Canadá estuvo a punto de morir por una nueva enfermedad pulmonar relacionada con el vapeo.

Getty Creative
Getty Creative

Según informó esta semana el Canadian Medical Association Journal, el paciente de 17 años que no ha sido identificado acudió en dos ocasiones al hospital con una tos severa, náuseas, fiebre y falta de aliento, y fue diagnosticado erróneamente.

Bajo un régimen único de antibióticos, la condición del chico empeoró y fue entonces cuando los médicos descubrieron que durante los cinco meses anteriores había comenzado a vapear con una mezcla de aceites comprados en Internet.

El joven residente en Ontario consumía de forma diaria aceites con sabores dulces y afrutados, como “manzana verde” o “algodón de azúcar”, y agregaba ocasionalmente THC, el agente psicoactivo de la marihuana.

Los productos con THC provenientes del mercado negro son los principales ‘sospechosos’ de la epidemia ocasionada por el vapeo en EEUU, donde se ha registrado ya un total de 42 muertes y más de 2,000 hospitalizaciones.

Después de una serie de exámenes, el adolescente fue diagnosticado con una lesión irreversible originada por graves quemaduras químicas en las vías respiratorias.

La enfermedad es conocida como “pulmón de palomitas de maíz” o bronquiolitis obliterante, una afección rara que daña los bronquiolos y que ha sido relacionada con la inhalación de cloro, amoníaco o humos de soldadura.

Los especialistas creen que este caso tuvo que ver con la inhalación de diacetil, el compuesto químico que proporciona sabor a mantequilla o caramelo a las palomitas de maíz y, aunque es seguro al ser ingerido, puede ser mortal inhalarlo.

Es probable que los líquidos que consumió el joven fueron aromatizados con esa sustancia o algo similar.

De manera que las quemaduras lo dejaron en estado grave y los médicos se vieron obligados a conectarlo a un equipo de soporte vital y a un pulmón artificial que bombeaba oxígeno a su cuerpo.

Después de dos semanas, su estado seguía deteriorándose, por lo que fue sometido a una traqueotomía y trasladado al Hospital General de Toronto para evaluar su entrada en un programa de trasplante de pulmón.

Contra todo pronóstico, el paciente logró esquivar la complicada cirugía gracias a altas dosis de esteroides que ayudaron a reducir la inflamación de sus pulmones. Después de 47 días internado, logró salir del hospital sin mayores complicaciones.

Sin embargo, los médicos que atendieron su caso advierten que no están seguros si los pulmones del joven podrán funcionar completamente algún día. De hecho, cuatro meses después del alta médica, todavía presenta dificultades para respirar.

La preocupación por las enfermedades pulmonares relacionadas con el vapeo se ha incrementado en el último año, especialmente en Estados Unidos, donde hasta la semana pasada se habían confirmado al menos 42 muertes en 24 estados y el Distrito de Columbia.

En un hallazgo “revolucionario”, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades anunciaron el pasado 8 de noviembre que identificaron como causa potencial al acetato de vitamina E, compuesto encontrado en los fluidos pulmonares de al menos 29 personas enfermas.

Según reseña The Washington Post, una investigación realizada por los departamentos de salud estatales en Illinois y Wisconsin rastreó en abril los primeros signos de la enfermedad en 53 pacientes.

Las víctimas, en su mayoría hombres jóvenes saludables con una edad promedio de 19 años, terminaban en el hospital bajo cuidados intensivos. El cuadro clínico de la mayoría presentaba tos, dolor en el pecho o dificultad para respirar.

Muchas víctimas terminaron con el síndrome de dificultad respiratoria aguda, una afección potencialmente mortal en la que se acumula líquido en los pulmones y evita que el oxígeno circule por el torrente sanguíneo.

Qué leer a continuación