Pulido, una alegría para un Rebaño triste

El Universal

ZAPOPAN, Jal., noviembre 24 (EL UNIVERSAL).- El consuelo de las Chivas en este torneo se llama Alan Pulido. El delantero llegó a 12 goles, para empatar en la cima de goleo con el argentino Mauro Quiroga del Necaxa; de esta manera, un futbolista mexicano puede volver a quedar como campeón de los romperredes, a falta de la jornada dominical, desde que Ángel Reyna lo logró en el Clausura 2011 con el América.

Todo esto aderezado con el gol de portería a portería de Toño Rodríguez, que coronó el triunfo del Rebaño 3-1 sobre el Veracruz, un Veracruz que de esta manera despidió de las canchas a Carlos Salcido, y también le dijo adiós a un torneo de pesadilla.

Guadalajara llegó al juego ya eliminado. El triunfo del Monterrey lo dejó sin posibilidades, lamentándose de lo perdido en las primeras jornadas del torneo al mando de Tomás Boy, por eso, cuando Pulido marcó el tanto del empate la misión fue que anotara el próximo, el del gane y el del título de goleo… y lo logró.

El partido ya estaba ganado. Pulido con el título de goleo en la mano pero faltaba el fin de fiesta: "Toño" Rodríguez tomó el balón y mandó el largo despeje que cayó en el fondo de la portería jarocha, que estaba sin la protección de Jurado. Todo esto no borra la eliminación de Chivas, pero la hace más llevadera.

Qué leer a continuación