El Puebla sigue en gran plan

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 3 (EL UNIVERSAL).- El Puebla aprovechó la superioridad numérica sobre la cancha del Estadio Cuauhtémoc, para llevarse la victoria sobre el Mazatlán FC (3-1).

La expulsión del portero Nicolás Vikonis –por un puñetazo sobre Amaury Escoto– previo al descanso, provocó un penalti, el tanto del empate e inclinó la balanza a favor de la Franja. Además de que Santiago Ormeño llegó a ocho anotaciones y es el mejor mexicano en la tabla de goleo.

Con los tres puntos, los poblanos llegaron a 20 y se colocaron en la cuarta posición del Guardianes 2021, a la espera del resto de los partidos en esta Jornada 13. Un paso más para joven entrenador, Nicolás Larcamón y todo Puebla rumbo a la Liguilla.

El Mazatlán se adelantó con el gol de Giovanni Oliveira, tras una mala cobertura defensiva de los locales.

Después de esa acción, los sinaloenses no volvieron a aparecer en el resto del encuentro. Al minuto 44, Vikonis salió a cortar un centro, pero midió mal el trayecto del esférico e impactó con su puño sobre Escoto, que no fue visto inicialmente por el árbitro Eduardo Galván Basulto. El silbante se acercó al monitor, para consultar con el VAR y revisar la acción; la determinación fue sancionar la pena máxima y amonestar al arquero, quien ya tenía una tarjeta amarilla sobre él.

Enojado y en contra del árbitro, a Tomás Boy no le quedó de otra que sacar a su figura Camilo Da Silva para meter al joven arquero Ricardo Gutiérrez, incapaz de detener el disparo de Santiago Ormeño desde el manchón.

Para la segunda parte, el dominio de la escuadra local fue total, y Salvador Reyes y Maximiliano Araujo extendieron la ventaja para La Franja, que jugó sin competencia durante 45 minutos.

El Puebla tendrá que esperar que Monterrey, Atlas y Toluca no ganen, para quedarse entre los cuatro mejores equipos del certamen.