“Esto se está pudriendo”: el divertido análisis de Oscar Ruggeri del programa y la genial descripción sobre sus compañeros

·3  min de lectura
Sebastián Domínguez y el Pollo Vignolo, dos de los apuntados por Ruggeri. Crédito: Captura
Sebastián Domínguez y el Pollo Vignolo, dos de los apuntados por Ruggeri. Crédito: Captura

“Antes de las siete de la tarde vas a tener una charla acá porque esto se está pudriendo y vos sos el responsable”, interrumpió en medio de un debate sobre fútbol Oscar Ruggeri, dirigiéndose al conductor de ESPN F90, Sebastián Vignolo. El Cabezón, que forma parte del panel tan solo algunos días a la semana, contó que el martes vio el programa desde su casa, por lo que sacó algunas conclusiones “como espectador”.

“Ayer los vi”, empezó el campeón del ‘86 y el Pollo le preguntó: “¿Qué te pareció?”. “No, bien. Pero hubo un momento que hablaron todos juntos y ahí me di cuenta de que estamos equivocándonos porque no se entendía”, lanzó Ruggeri y todos los presentes se lanzaron a reír.

El nuevo atractivo del Museo River: un metegol que simula la final ante Boca en Madrid

Entonces, Vignolo intentó culpar a Daniel Arcucci y el Cabezón comenzó a describir: “El Chavo [Fucks] que él quiere explicar y no lo dejan terminar nunca, no sé qué...”. Después se refirió a Arcucci como “el chiquito que se mete con sus cosas” y el Pollo añadió: “El chiquito es como un perro ladrando abajo de la mesa”. “El chihuahua es el pekinés que quiere pelear con el Gran Danés y después no pasa nada. Y grita grita grita”, siguió Ruggeri.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Después pasó a describir a Domínguez, sobre quien detalló: “Seba, de la nada... ahí tenés que subir el volumen porque no se lo escucha”. El ex Estudiantes se empezó a reír y el Cabezón continuó: “Entonces yo ando con el control... Pará que ahora gritan. Me gritan de la cocina ‘¿tan fuerte ponés? ‘no, está hablando Sebas ahora’”. “Algo de razón tiene”, admitió el comentarista de fútbol.

“El Negro [Bulos], te voy a decir lo que le está pasando”, lanzó Ruggeri y su compañero le pidió: “Tranquilo”. “Al principio se levantaba y pegaba un grito y decía: ‘¡Esto es Boca!’ Y de la nada dejó. Se para ahora y cuando le va a gritar a uno se da cuenta de que el pantalón lo tiene por acá arriba [señala la mitad de la pantorrilla] entonces empieza a bajárselo y se olvida con quién hablaba”, agregó el Cabezón mientras las carcajadas de sus compañeros opacaban su discurso.

Vignolo le preguntó por “el Cai”, Carlos Aimar, y el exdefensor pensó: “¿Cómo es la puteada? El Cai te pega ‘tac’ un golpecito y se queda quieto. Bien, pero pega de técnico”.

“¿Y vos?”, le consultó el conductor al artífice del análisis. “Y no me escucho. Cada quilombo debo hacer, pero no me escucho”, dijo Ruggeri y siguió, en relación al Pollo: “Y vos la cosa esta que hacés al principio [la editorial] la sacás de la nada y después te sentás y hacés con el celular ‘uy, tengo información’ y es mentira”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Javier Milei reveló por qué ahora es “anti Boca” y cómo vivió la final de la Copa Libertadores en Madrid

El análisis terminó con las carcajadas de todos los presentes y el Cabezón terminó modelando con el traje que había elegido para la jornada que, según Vignolo, le quedaba bastante “anchorena”.