La prueba que confirma que la relación Messi-Griezmann siempre ha sido ejemplar

Javier Álvarez-Beigbeder Suárez
·2  min de lectura

Para poner fin de una vez por todas a la eterna discusión sobre si Messi y Griezmann se llevan bien, el argentino decidió cederle su penalti a Antoine en la última jugada del partido de anoche.

No podemos decir que fuese un penalti cualquiera, pues si Messi hubiese optado por lanzarlo él mismo, en caso de meterlo estaríamos hablando de un hat-trick del argentino. En cambio decidió cedérselo a su compañero que no había tenido la misma suerte de cara a puerta en el resto del encuentro.

FC Barcelona v Getafe - La Liga Santander | Soccrates Images/Getty Images
FC Barcelona v Getafe - La Liga Santander | Soccrates Images/Getty Images

Una vez más queda demostrado que el compañerismo de Messi está por encima de su egocentrismo. Si Leo hubiese marcado ayer tres goles se habría alejado aún más en la carrera por el pichichi, sin embargo prefirió hacer piña y mantener a todos sus compañeros unidos de cara a un final de temporada que se antoja complicado.

En el entorno del Barça nadie dudó nunca sobre la relación de Messi y Griezmann, pero los periódicos, redes sociales y demás medios de esa misma índole han estado meses poniendo en duda el comportamiento de ambos en cada partido. Si por algún casual Messi decidía pasarle la bola a Dembélé en vez de a Antoine comenzaba la persecución de la búsqueda del por qué Leo marginaba al francés.

En una temporada que empezó complicada el 10 ha vuelto a encontrar esa sonrisa que se había difuminado. La marcha de su amigo Suárez unido a la negativa de la directiva a facilitar su traspaso lograron que el comienzo de la campaña fuese un terror para el argentino.

Athletic de Bilbao v FC Barcelona - Spanish Copa del Rey | Soccrates Images/Getty Images
Athletic de Bilbao v FC Barcelona - Spanish Copa del Rey | Soccrates Images/Getty Images

Ahora, meses después, ha encontrado nuevos socios dentro del equipo. Jugadores de todas las edades y de todas las capacidades, y es que no hay que ser un crack para conectar con Messi, porque entenderse con el mejor es mucho más sencillo de lo que parece.