¿Provocaron los Boston Celtics la ducha con agua helada de los Chicago Bulls?

Zalen Gades
TD Garden de Boston durante un encuentro. Foto: William Lovelady

Los jugadores de Chicago Bulls no pudieron ducharse con agua caliente después de caer derrotados ante Boston Celtics en el Juego 5. Cuando Dwyane Wade avisó a sus compañeros de lo que les esperaba, la NBA retrocedió en el tiempo, a aquel momento en que el juego psicológico incluía boicotear el remojón de sus adversarios.

Los Celtics le aguaron la fiesta a los Bulls después de remontar un 2-0 en contra e ir por delante en la serie gracias a la victoria en el TD Garden, y por si fuera poco, no les dieron la opción de tener esos momentos de reflexión con el agua cayendo sobre sus cabezas. Aguada del todo.

En los tiempos que corren parece inverosímil que un equipo utilice técnicas tan básicas para debilitar a sus rivales. No sería apropiado y estaría sujeto a multa el que corten el agua caliente de manera intencionada. Tampoco parece algo que el bueno de Brad Stevens use como estratagema, demasiado ha tenido con recomponer al equipo tras el fallecimiento de la hermana de Isaiah Thomas horas antes del primer compromiso de la serie. Si embargo, después de que la ducha fría de los Bulls corriera como la pólvora por las redes sociales, hubo una voz que cargó contra los Celtics.

“Eso suena correcto. Ellos hacen eso”, afirmó en redes sociales el jugador de Washington Wizards, Brandon Jennings, quien si pasa junto a su equipo la serie frente a Atlanta Hawks podrían medirse potencialmente en la segunda ronda a los Celtics.

Brandon Jennings piensa que Celtics cortan el agua caliente a sus rivales. Foto: Getty.

Lo sucedido y las acusaciones de Jennings suenan más los orígenes de la NBA, cuando los controles apenas existían y todo valía para lograr el objetivo de la victoria. El ejemplo más claro reside en el coach, Red Auerbach, quien ganó nueve campeonatos en 16 años en los Celtics. Dice la leyenda que durante su etapa, el vestuario de los visitantes tenían o bien agua helada o agua hirviendo. Sus maneras iban más allá de los vestidores, según recoge el libro ‘Tales from the Detroit Pistons’, cuando el equipo viajaba a Boston y una vez en el hotel, las habitaciones se quedaban misteriosamente sin agua caliente en la ducha. Además en verano ponían la calefacción a tope y el agua caliente.

Bill Russell y Red Auerbach en 1966. Foto: Fred Keenan

Resulta jocoso pensar que el fantasma de Auerbach está de vuelta y es más que probable que se haya tratado de un accidente después de que en los dos juegos anteriores ningún jugador de los Bulls se quejara de la temperatura del agua.

Los de Chicago ya se quedaron helados ante la remontada de sus rivales durante la serie. Con eso ya debería de ser suficiente. 

También te puede interesar:  

Steve Kerr sacrifica el éxito por culpa de un dolor insoportable

Russell Westbrook y James Harden, dos maneras de entender la carrera al MVP

Todos fueron Isaiah Thomas, ahora todos deben volver a ser los Celtics