Buen provecho: se come un plátano mientras saca una falta... ¡en un derbi!

LA NACION
lanacion.com

Transcurría el segundo tiempo y ya Racing estaba con nueve jugadores en el clásico contra Independiente, después de que el árbitro Patricio Loustau echase al portero Gabriel Arias -vio la roja por tocar la pelota con la mano fuera del área- y a Leonardo Sigali.

Mientras recibía instrucciones del entrenador Sebastián Beccacece, Marcelo Díaz no dudó: recibió un plátano de manos de un asistente, le quitó la piel y comenzó a comerselo en pleno campo de juego.

Más aún: el volante de Racing se tomó el tiempo necesario para digerir la fruta, y hasta lanzó una falta mientras masticaba. El "refuerzo" alimenticio llegó en un momento ideal: pocos minutos después, el Chelo Díaz recibió un centro atrás y definió suave y rasante, casi un pase a la red, para anotar el único gol del clásico de Avellaneda y darle a la Academia una victoria épica, de las que se guardan por siempre en la memoria.

"Quedamos en la historia de este club. Con dos menos, lo pudimos ganar con mucho coraje... Doy gracias a Dios por haber estado acá. Este es un equipo que lucha hasta el final, que se entrega por entero por la camiseta. Claro que es un partido bisagra, al igual que el año pasado cuando les ganamos en su cancha", expresó Díaz después de un triunfo memorable.

Qué leer a continuación