Los pros y los contras para que la directiva gane la consulta del Espai Barça

Agencia EFE
EFE

Barcelona, 12 mar (EFE).- En la junta directiva del Barça del próximo lunes se tratará otro asunto además del caso de las redes sociales: la celebración de un nuevo referéndum del Espai Barça, que podría tener un coste superior a los 800 millones de euros, 200 más de los presupuestados cuando se consultó por primera vez sobre este tema al socio azulgrana.

Desde 2014 también ha cambiado la forma planteada por el club para pagar el proyecto. Según diferentes informaciones, de los 'title rights', el préstamo de la banca tradicional y los recursos propios (200+200+200) se pasaría a hacerlo mediante un producto financiero de Goldman Sachs que se abonaría mediante cuotas anuales durante 20 años gracias a los ingresos que generaría el Espai Barça: unos 150 millones de euros por año.

Estos cambios sustanciales en el modelo de financiación provocó que Víctor Font, el único aspirante hasta el momento a las elecciones previstas para el verano del 2021, pidiera en diciembre un nuevo referéndum del Espai Barça.

Entonces no obtuvo ninguna respuesta desde la junta directiva, pero actualmente la situación ha cambiado. El mismo Josep Maria Bartomeu confirmó el martes que el nuevo referéndum se hará en un día de partido antes de que concluya la temporada.

Así, la junta directiva no contará con demasiado tiempo para preparar la campaña por el sí, pero salvo sorpresa mayúscula no parece que deba tener demasiadas complicaciones para ganar el referéndum y que uno de los proyectos más importantes de la historia del club pueda seguir adelante.

Bartomeu tiene a su favor una serie de factores que prácticamente le aseguran el triunfo:

PROS

-La gran mayoría del entorno azulgrana considera imprescindible que el Espai Barça tire hacia adelante porque el club necesita una nueva fuente de ingresos potente para seguir en el Olimpo del fútbol mundial durante las próximas décadas. Incluido el mismo Víctor Font, que tan solo ha puesto en duda la financiación del proyecto y la información que se le está dando al socio.

-La fórmula del referéndum para consultar a los socios permite la validación del proyecto sumando la mitad de los votos más uno. En cambio, la fórmula prevista hasta hace bien poco para validar los cambios en el Espai Barça, la de la Asamblea General Extraordinaria, hubiese necesitado la aprobación de dos terceras partes de los compromisarios.

-Aunque la gran obra, la remodelación del Camp Nou, aún está en una fase muy inicial, las obras del Espai Barça ya hace tiempo que han empezado. La construcción más visible es la del Estadi Johan Cruyff en la Ciutat Esportiva de Sant Joan Despí, la cual ha comportado que el Mini Estadi ya sea tan solo un recuerdo. En su ubicación se tiene que construir el Nou Palau Blaugrana.

-El triunfo del 72% del 2014 es una clara muestra de que la mayoría de socios del Barça también consideran necesario el proyecto. Si se les detalla con transparencia el nuevo modelo de financiación no habría motivos de peso para que tuviese lugar un vuelco extraordinario en ese porcentaje.

CONTRAS

-La inestabilidad en la junta directiva después del caso de las redes sociales provocada por el núcleo duro de la directiva, liderado por Jordi Cardoner.

-El malestar del socio azulgrana por este mismo asunto y por la gestión en general de la junta directiva. Las muestras fueron las dos pañoladas consecutivas que tuvieron lugar en los dos últimos partidos disputados en el Camp Nou.

-Las dudas del socio sobre cómo el proyecto puede afectar económicamente al club, con las consecuencias negativas que podría conllevar en el apartado deportivo.

-En la Asamblea General Ordinaria del 2018 los compromisarios del Barça tumbaron el plan de la directiva para aumentar el límite de la deuda financiera después de que no se les dejara votar sobre la actualización del escudo del club. EFE

1011955

sej/fa/ea

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación