Hierbas mexicanas no sólo dan sabor sino que también curan

Yahoo Vida y Estilo

Las conocemos por su uso en la cocina para agregar sabor, o como hierbas aromáticas. Sin embargo, algunas de estas contienen propiedades que podrían ser benéficas para la salud.

Quelites

Existen hasta 500 variedades de quelites comestibles que forman parte de la dieta de los mexicanos. Y es que el término se aplica a muchas variedades de flores, bulbos y brotes de árboles, que han formado parte de nuestra cultura, aunque en muchos casos poco valoradas.

Las verdolagas, los romeritos y los quintoniles son algunas de ellas, pero también el resto de las hierbas de las que hablaremos más adelante, aunque muchos no las identifican como tales. En muchos países a estas plantas se las considera maleza.

Los quelites son una fuente de proteína y fibra, además de vitaminas, minerales, aminoácidos, flavonoides, carotenoides y antioxidantes. Entre las propiedades generales, está que serían buenas para aliviar problemas digestivos. Además serían, antitumorales, antihiperlipidémicos y antidiabéticos, y serían efectivas para combatir las amibas y la bacteria helicobacter pylori.

Hoja Santa

Con forma de corazón, esta hoja suele utilizarse para salsas (sobre todo verdes), caldos, tamales, carnes… Aunque también se puede preparar como infusión o para agregar a licuados verdes, y recibe otros nombres, como: acoyo, tlanepa o momo.

La hoja santa tiene un sabor dulce y ligeramente anisado, y se puede comer en guisos o también en licuados o infusiones. Foto: Getty Images
La hoja santa tiene un sabor dulce y ligeramente anisado, y se puede comer en guisos o también en licuados o infusiones. Foto: Getty Images

Además del sabor, que es dulce y ligeramente anisado, podría servir para apoyar procesos de fiebre, inflamación de los riñones, problemas digestivos y hasta para el asma y la bronquitis. También tiene sustancias sedantes que podrían ayudar a calmar los nervios y el insomnio.

También te puede interesar: México es el país con más flores comestibles del mundo. ¿Ya las probaste?

Huazontle

Además de preparar salsas, también se utiliza en capeados (como tortitas de huazontle) y va muy bien con el chile pasilla. 

El huazontle se podría considerar un superalimento, pero su sabor amargo no es tan fácil para muchos. Foto: Getty Images
El huazontle se podría considerar un superalimento, pero su sabor amargo no es tan fácil para muchos. Foto: Getty Images

El experto en nutrición, Alberto Chong, recoge que se consideraría un superalimento, similar a la quinoa, pero su sabor amargo la hace poco popular. Una de sus características es que es rica en calcio, con un contenido similar al de la leche, además de ser rico en vitaminas A, B, B1, B3, C y E, minerales, hierro y fósforo, fibra y antioxidantes. Por si fuera poco, mejoraría la digestión y la colitis.

Pápalo

También conocido como quirquiña o papaloquelite, sus hojas verdes tienen forma de mariposa, y es de sabor fuerte. Suele comerse crudo o cocido en sopas, salsas, frijoles y ensaladas. Es rico en antioxidantes, minerales, calcio, potasio y fósforo.

Entre sus beneficios estaría ayudar a inhibir enfermedades respiratorias, sobre todo el asma, además de que puede ser aliado al tratar dolores de muela, problemas de colesterol, anemia, y tendría propiedades anticancerígenas.

También te puede interesar: Hoy es un manjar, pero el huitlacoche no siempre fue un alimento celebrado

Epazote

Esquites, caldos de gallina o camarón, mole verde y hasta papadzules son los platos donde más suele agregarse epazote, y su uso se remonta a aztecas y mayas, quienes la utilizaban también por sus propiedades, pues es rico en antioxidantes, minerales, calcio, potasio y fósforo. 

El epazote es rico en antioxidantes, minerales, potasio y fósforo, y podría ayudar a aliviar dolores menstruales. Foto: Getty Images
El epazote es rico en antioxidantes, minerales, potasio y fósforo, y podría ayudar a aliviar dolores menstruales. Foto: Getty Images

Es por ello que algunos remedios medicinales tradicionales la utilizan para tratar dolores menstruales y digestivos, así como para eliminar parásitos, calmar los nervios, descongestionar las vías respiratorias y hasta aumentar la producción de leche materna. Eso sí, puede ser tóxica en grandes cantidades.

Recuerda que antes de hacer cambios en tu alimentación, debes consultar a un especialista de la salud.

@travesabarros

Qué leer a continuación