Nadie es profeta en su tierra: Gales también se cansa de Bale

Ryan Giggs, técnico de la selección, señaló que "hay que hacer malabares" para colocarle en el campo y que sea efectivo
Ryan Giggs, técnico de la selección, señaló que "hay que hacer malabares" para colocarle en el campo y que sea efectivo

En este tiempo de mercado, las cotizaciones de los jugadores suben y bajan por muchos factores. Gareth Bale, un día, fue el jugador más caro del mundo, el Real Madrid pagó más de cien millones de euros por él. El tiempo pasa y, en su caso, las dudas crecen, y las dudas siempre deprecian el producto. Bale está puesto en venta, el Madrid quiere deshacerse de él, pero no ayuda que ni siquiera en su país terminen de estar cómodos con él. Y, entre todas las opiniones, destaca una, la de su seleccionador, el mítico exfutbolista Ryan Giggs

"Siempre hay que hacer un poco de malabarismos para encontrar dónde puede ser efectivo Gareth. Ha demostrado durante los dos últimos años que puede jugar de número diez. Es mi trabajo intentar sacar lo mejor de él en su mejor posición", explicaba el técnico. Lo cierto es que en Gales juega de 10 con frecuencia Bale, pero en el Real Madrid lo ha hecho pocas veces. Su juego es explosivo y veloz, mucho más que técnico, lo que hace que en equipos con más jugadores de nivel se le vea más apto para jugar en la banda. En la izquierda, a ser posible.

Gales perdió y, cuando eso ocurre, el jugador madridista es siempre uno de los señalados, aunque solo sea porque está siempre llamado a ser la estrella del conjunto. La derrota llegó contra Hungría, que tampoco es uno de los equipos más fieros del continente, y metió al equipo británico en una crisis todavía mayor. Entre los problemas del extremo, Giggs señala su falta de continuidad como uno de los principales: "Pedirle a Bale que juegue dos partidos en un corto periodo de tiempo a su manera después de no haberlo hecho en seis semanas..." La crítica de Giggs ha ido en la línea de todo el país, pues la prensa tampoco fue clemente con el partido del jugador del Madrid.

Zidane dejó bastante claro al final de temporada que Bale no le sirve para su proyecto. Se dedicó a dejarle fuera del once, cuando no en la grada, y ni siquiera le dio minutos en el último partido, en lo que podría haber sido una despedida para un jugador que ha tenido momentos muy bajos y muchas lesiones en el Real Madrid, pero también ha marcado goles importantes que dieron títulos a los blancos. 

Qué leer a continuación