¡Así sí, profe! El buen partido de Pekerman ante Ecuador

A pocas horas de revelarse la lista oficial de Colombia para los juegos ante Venezuela y Brasil, se siguen conociendo nombres de manera extraoficial.

Reapareció Colombia. El partido ante Bolivia pareció un bache del que hoy no hubo rastro. Pekerman movió sus fichas y sus soldados se quedaron con el botín ante Ecuador.

Fue el mejor partido de Colombia en toda la Eliminatoria. No sólo por el momento crucial en el que se obtuvo esta valiosa victoria, sino porque el fútbol asociativo y equilibrado que mostró Colombia, no aparecía desde el pasado Mundial de Brasil.

James la rompió: peleó cada balón como si fuera el último. Cuadrado dejó la vida. La defensa respondió y el mediocampo volvió a ser la zona de equilibrio que le da razones a Pekerman para pensar en un equipo y una formación base para lo que queda rumbo a Rusia.

Y es que el mayor problema de Colombia, desde que se habla de recambio, fue el no haber encontrado el equipo base para conseguir buenos resultados. Ante Ecuador, todos estuvieron bien, cumplieron con sus tareas y jugaron como si se conocieran de hace años.

Con la victoria y el fútbol de hoy, se encienden mucho más las luces de esperanza para lograr el tiquete directo al Mundial del próximo año. Si Colombia juega como jugó hoy, no tendrá problema en clasificar en una buena posición de manera anticipada.

Pekerman debe saber que de los errores se aprende y a pesar de que hay muchas cosas por mejorar, como la definición de los delanteros, su equipo hoy se mostró aplicado, concentrado y con el objetivo de ganar siempre claro. 

Así las cosas, Colombia dormirá tranquila en zona de clasificación y tendrá que esperar hasta finales de agosto y comienzos de septiembre jugar la penúltima doble fecha de eliminatoria, donde podría obtener su cupo en Rusia 2018. Eso sí, si  vuelve a jugar como lo hizo hoy.

Venezuela y Brasil serán los próximos rivales, uno eliminado y otro clasificado. Así que más vale que Pekerman vuelva a plantear buenos partidos como los de hoy y que jugar así se convierta en una sana costumbre.