El presidente argentino dice que la negociación sigue: Nadie quiere un "default"

Agencia EFE
·4  min de lectura

Buenos Aires, 9 may (EFE).- El presidente argentino, Alberto Fernández, aseguró este sábado que continuará la negociación con los acreedores por la reestructuración de la deuda pública emitida bajo ley extranjera por unos 66.239 millones de dólares, pese a que el viernes venció el plazo inicial, porque "nadie quiere caer en 'default'" (cese de pagos).

"La negociación sigue, nada está cerrado, continúa", subrayó el mandatario en una entrevista con la radio Futuröck de Buenos Aires.

Fernández informó que se reunirá este sábado con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para analizar "cuántos aceptaron la oferta" y anticipó que tenía noticias de que "puede haber contraofertas", por lo que abrió la posibilidad de que se extienda el plazo de negociación con los acreedores privados para evitar entrar en un cese de pagos.

Se espera que el Gobierno anuncie en las próximas horas los resultados que obtuvo la oferta de reestructuración de la deuda, que según analistas privados estuvo muy por debajo de las expectativas oficiales.

De acuerdo a la oferta presentada el 22 de abril ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés), los acreedores tenían tiempo hasta las 17:00 horas de Nueva York (21:00 GMT) del viernes pasado para prestar su conformidad, pero en el mismo prospecto de la oferta Argentina se reservaba la posibilidad de extender el plazo.

FERNANDEZ DEFIENDE SU OFERTA

"Nadie quiere caer en 'default. Tanto no queremos caer en 'default' que hacemos una oferta para no caer en 'default'", sostuvo el presidente argentino.

Fernández defendió la oferta que realizó la Argentina a sus acreedores al señalar que "objetivamente, los acreedores no pierden, solamente ganan menos en un mundo que se ha dado vuelta".

La propuesta lanzada hace tres semanas por Argentina apunta a canjear 21 títulos nominados en dólares estadounidenses, euros y francos suizos y divididos en dos grandes grupos: los emitidos con el canje de 2005 y su reapertura en 2010 y aquellos colocados desde 2016.

Argentina pide a los acreedores un período de gracia de tres años, es decir, empezar a pagar recién en 2023, con un tasa inicial del 0,5 %, que se incrementaría paulatinamente hasta un interés promedio del 2,33 % y una tasa máxima de 4,875 %.

La propuesta implica reducir el capital en 3.600 millones de dólares, lo que equivale a una quita del 5,4 % sobre el stock adeudado, y los intereses en 37.900 millones de dólares, lo que equivale a una quita de intereses del 62 %.

Argentina ofrece a los acreedores diez nuevos tipos de bonos, en dólares y euros, con vencimiento en 2030, 2036, 2039, 2043 y 2047.

"El capital que se les debe prácticamente queda intacto, porque solamente se afecta un 5 % de ese capital; en los intereses, ahí uno dice que la quita es sustantiva porque la tasa promedio de esos intereses del total de bonos que se están reprogramando da más o menos 7 puntos y lo estamos bajando a un promedio de 2 puntos. Entonces dicen 'no, pierdo 5 puntos de intereses', y sí, es cierto, pero te pago 2 % en un mundo que paga cero. En realidad lo que estás ofreciendo es que ganen menos, no que pierdan", explicó el presidente.

Fernández aseguró que defiende con "mucha firmeza" la propuesta argentina porque se elaboró con "seriedad".

"Además esta vez tenemos una suerte de aval del principal auditor de las finanzas internacionales que es el Fondo Monetario (Internacional, FMI) y la verdad es que nuestra propuesta guarda en un 100 % el criterio de sostenibilidad que el Fondo ha propuesto, por lo que yo espero que esta vez entiendan y nos acompañen", expresó el presidente.

MÚLTIPLES FRENTES

El político peronista asumió la presidencia en diciembre pasado y recibió del conservador Mauricio Macri (2015-2019) un país altamente endeudado, en recesión desde abril de 2018, con altos niveles de inflación y índices sociales deteriorados, un complejo escenario al que se sumó este año la pandemia de coronavirus.

"A veces me siento un jugador de ajedrez, los grandes maestros que hacen las simultáneas, que juegan 20 partidos al mismo tiempo. Siento que salto de la deuda los bonos, de los bonos a la pandemia, de la pandemia a la educación, de la educación a los jubilados, es lo que me tocó en suerte, pero así estamos funcionando", reveló Fernández.

El mandatario se mostró sin embargo confiado: "Tenemos una oportunidad maravillosa de hacer un mundo más justo, más equilibrado, este mundo que concentra la riqueza entre muy pocos y condena a la pobreza al resto no vale nada. No se trata de hacer un sistema socialista sino de un sistema más equilibrado, con más justicia social".

(c) Agencia EFE