Premier League: Manchester United aplasta al Leeds de Bielsa

Mark Critchley
·4  min de lectura
Scott McTominay celebra su segundo gol temprano (POOL/AFP via Getty Images)
Scott McTominay celebra su segundo gol temprano (POOL/AFP via Getty Images)

El primer ‘Derbi de las Rosas’ en la máxima categoría en 16 años terminó con casi tanta sangre como la Batalla de Bosworth. Una vez más, una victoria contundente para los de rojo. No se trató tanto de una victoria del Manchester United o de una derrota del Leeds como de una total aniquilación del equipo dirigido por Marcelo Bielsa a manos de un equipo que marcó el doble de goles de los que había logrado en Old Trafford esta temporada.

La mayor victoria del United en cualquier competencia desde el 8-2 sobre el Arsenal hace nueve años comenzó con un doblete de Scott McTominay, fue decorado con dos más de Bruno Fernandes más los goles de Victor Lindelof y Daniel James. La victoria elevó al equipo de Ole Gunnar Solskjaer a la tercera posición, a cinco puntos del líder Liverpool con un partido menos. Un desafío por el título comienza a sentirse posible.

Solskjaer solo tendrá dos quejas: que sus jugadores no anotaron más de sus 26 intentos en la portería asediada de Illan Meslier y que permitieron 17 por su cuenta. El marcador es un poco engañoso, en ese sentido. Leeds fue más que un partido para el United en un extremo del campo, con Liam Cooper y Stuart Dallas anotando para la causa visitante, pero no tuvo respuestas a lo que enfrentaron en el otro lado.

Existe un argumento de que el estilo de Bielsa era accesible para un entrenador como Solskjaer, cuyos jugadores prosperan en el espacio. Aun así, Leeds ha mantenido la portería a cero contra Aston Villa, Arsenal y Everton esta temporada. Pueden dejar lagunas, pero esas lagunas deben aprovecharse. United lo hizo sin piedad. Esta fue la primera vez que Bielsa ha concedido seis desde que dirigió Newell's Old Boys en 1992.

Las luchas del United para anotar en Old Trafford están bien documentadas. El equipo de Solskjaer anotó un gol en liga en jugada en seis partidos en casa en el inicio y, sin embargo, triplicó esa cifra en tres minutos. Más increíble aún, McTominay anotó ambos, convirtiéndose en el primer jugador en la historia de la Premier League en marcar dos veces en los primeros tres minutos de un partido con definiciones de las que Paul Scholes estaría orgulloso.

El primero fue un disparo bajo y duro desde el borde del área de penalti. El segundo, sin embargo, fue más sutil. El pase directo de Martial al área llegó torpemente, lo que obligó a su compañero a pasar por encima del balón, controlarlo y rematar con el pie más débil.

McTominay celebró ese décimo gol de su carrera con una sonrisa que sugería que él también estaba luchando por creer en el comienzo del United. Pero esto no fue un accidente. Solskjaer había apuntado claramente a las debilidades en la marcación rígida de hombre a hombre de Leeds, instruyendo a sus jugadores a sobrecargar a sus oponentes. Arrastrar al Leeds de un pilar a otro abrió un espacio que incluso el anotador más improbable podría explotar.

Leeds dominó la posesión, como es su costumbre, pero prácticamente todos los pases perdidos se tradujeron en una oportunidad del United. Así fue como se produjo el tercero, con James interceptando a mitad de camino y partiendo. Un movimiento de Fernandes luego apartó a Fred, y aunque Martial fue anulado dentro del área de penalti, la pelota suelta llegó a donde estaba Fernandes quien fusiló a Meslier.

No sería una derrota del Leeds sin conceder un gol a balón parado. La novena anotación que ha permitido el conjunto de Bielsa desde situaciones de balón muerto desde el inicio de la temporada llegó hacia el final de la primera parte y volvió a ser vergonzosamente simple en su ejecución. Luke Shaw cobró, Martial peinó y Victor Lindelof apareció a segundo palo para empujar.

Cooper decoró el marcador antes del medio tiempo elevándose por encima de Fred para asestar un soberbio cabezazo que doblegó a De Gea. United recuperó su ventaja de cuatro goles con una descolgada de James tras una jugada magistral de McTominay.

El sexto para la causa de los locales llegó desde los botines de Bruno Fernandes quien facturó su doblete desde el manchón penal. Dallas recortó distancias con un disparo colocado desde los linderos del área, pero la derrota estaba dictada.

¿Es este el mismo equipo que fue eliminado de la fase de grupos de la Liga de Campeones hace solo unas semanas, lo que provocó otra ronda de especulaciones sobre el futuro de Solskjaer? Sí, pero pasarán la Navidad despreciando a sus viejos y derrotados rivales y mirando hacia arriba en la clasificación.

Relacionados

José Mourinho analiza la derrota de Tottenham ante Leicester

Liverpool aniquila al Crystal Palace: nada más 7-0 como visitante

Clubes rechazan que se permitan cinco suplentes esta temporada