Premier League. Arsenal es el rey del Boxing Day: no falla el día después de Navidad

LA NACION
·3  min de lectura

Arsenal consiguió algo de aire en una temporada que, hasta acá, viene complicada. El equipo dirigido por el español Mikel Arteta venció 3-0 a Chelsea por la Premier League y revirtió una racha de siete partidos sin victorias. El francés Alexandre Lacazette, de penal, el suizo Granit Xhaka, de tiro libre, y el joven inglés Bukayo Saka anotaron los goles del encuentro, que se disputó en el Emirates Stadium, de Londres, sin público por la pandemia del coronavirus.

Arsenal se encomendó a su racha en Boxing Day y le salió bien. No pierde cada vez que juega el día después de Navidad desde...1987. Ha jugado 13 veces, con la de hoy, y colecciona 11 victorias consecutivas y dos empates. Esta vez, el partido se abrió con un penal, por la infracción de Reece James al escocés Kieran Tierney. Lacazette lo cambió por gol y esa conquista terminó de tranquilizar a los Gunners.

Premier League: otro buen partido de Emiliano Martínez, que lleva más de 400 minutos sin recibir goles

La previa del clásico londinense había estado marcada por la confesión de Arteta. El entrenador, que creció como ayudante de Pep Guardiola, había asumido que los próximos tres partidos serían fundamentales para su equipo, que estaba más cerca de la zona del descenso que la de las copas europeas, allí donde acostumbra a estar temporada tras temporada. La prensa inglesa hasta especulaba con que un eventual descenso del equipo sería el más caro de la historia: nunca antes un plantel con un presupuesto multimillonario descendió a la segunda categoría del fútbol inglés.

El resumen de Arsenal 3 vs. Chelsea 1

Pero Arteta hizo cambios. Se encomendó al doble pivote que conformaron el egipcio Mohamed Elneny y el suizo Xhaka. Pero fueron los laterales, Tierney y el español Héctor Bellerin, los responsables de percutir en la defensa de Chelsea, que mostró filtraciones. Ocurrió tras una internada del primero, que terminó con una infracción de James. Y en la jugada previa a la falta que Xhaka transformó en gol (golazo) con un tiro libre al ángulo, imposible para Edouard Mendy, arquero de Chelsea.

Marcelo Bielsa sorteó un automóvil entre los empleados de Leeds como regalo de Navidad

En el segundo tiempo el gol de Saka mostró algo de lo que quiere Arteta. Pelota bien jugada, triangulaciones permanentes, pase al espacio. El jovencito tiró el centro, pero el efecto impulsó la pelota al segundo palo de un indefenso Mendy. Fue un golazo con genes de pase. Valió igual, y Arsenal certificó la goleada. Lejos de relajarse, fue por más. Pudo haber encontrado otro gol con Elneny o incluso con Rob Holding. Pero descontó Chelsea por medio de Tammy Abraham, en una jugada milimétrica que debió revisar el VAR.

Arsenal había hecho méritos como para que Chelsea no llegara al final del partido con chances de revertir el marcador. Pero está visto que, salvo en Europa (es el único equipo con seis victorias en igual cantidad de partidos), todo le será cuesta arriba a los Gunners. De una goleada balsámica pasaron a defenderse, e incluso a encomendarse a las manos salvadoras de Bernd Leno, que atajó el penal. Pero el pitazo final les dio los tres puntos para continuar con la tradición victoriosa del Boxing Day.