Esas preguntas sin respuestas de Burzaco

LA NACION

"Un testigo especial". Así calificó el fiscal Samuel Nitze a Alejandro Burzaco, el empresario argentino que prestó declaración en una corte de Brooklyn por el FIFAgate. La fiscalía lo sacó a la cancha como el as de espadas en la acusación contra el peruano Manuel Burga, el paraguayo Juan Ángel Napout y el brasileño José María Marin.

El ex CEO de Torneos dijo mucho, pero no todo. Los fiscales preguntaron, pero no inquirieron todo lo que precisan saber. Por eso quedaron preguntas sin respuesta. ¿Por qué nadie le nombró a Joseph Blatter (ex presidente de la FIFA), ni a Jérôme Valcke (ex secretario general)? ¿Por qué sólo le pusieron la foto de un dirigente actual del fútbol argentino (Daniel Angelici, presidente de Boca)? ¿Por qué los fiscales no ahondaron en el rol del banquero argentino Jorge Arzuaga, también involucrado en el escándalo de corrupción que jaqueó al fútbol?

Burzaco puede haber hablado de política, de negocios, del entramado societario con el que tejió sus negocios, y de sus alianzas con otros coimeros y coimeadores. Sus palabras tuvieron un efecto demoledor con la muerte de Jorge Delhon, un ex integrante de Fútbol Para Todos. Pero que nadie piense que allí se acaba todo. Si en 2018 lo encuentran culpable, Burzaco se expone a 60 años de prisión. Sabe que su libertad depende de los datos que aporte para encarcelar a otros. Esos otros a los que transformó en millonarios con sus coimas.