Pratto: el goleador que se olvidó de festejar y sus números en caída libre en River

Juan Patricio Balbi Vignolo
lanacion.com

Atrás quedó el "Modo Oso" que fue furor en el mundo River por la gloria alcanzada entre 2018 y 2019. Las imágenes de los goles fundamentales de Lucas Pratto para conquistar la Copa Libertadores frente a Boca en Madrid y la Recopa Sudamericana ante Athletico Paranaense en el Monumental ya forman parte del inolvidable recuerdo colectivo en Núñez. Pero hoy el presente del delantero vive una realidad totalmente opuesta: su mal momento se profundiza cada vez más y su rendimiento no parece ofrecer respuestas pensando hacia adelante.

Aquel gol agónico sobre Paranaense que le permitió a River enfilar su victoria 3-0 para conquistar su tercera Recopa Sudamericana fue el último que consiguió Pratto: fue el 30 de mayo de 2019. Es decir, no convierte hace más de nueve meses y todavía no pudo festejar en la actual temporada 2019/20. Tras aquel juego, el "Oso" sufrió una fisura con edema en el sacro que lo obligó a guardar reposo deportivo durante un mes y le impidió realizar la pretemporada de invierno con normalidad. Desde aquel momento, nunca volvió a ser el mismo.

Así, acumula 28 partidos sin anotar desde julio, con 880 minutos jugados, un promedio de 31 minutos por encuentro. En 21 de ellos entró desde el banco de suplentes, mientras que en siete fue titular, en cinco salió reemplazado y en tres se quedó sin ingresar. Ahora, restan al menos 18 partidos para el final del semestre entre Superliga, Copa de la Superliga, Copa Libertadores y Supercopa Argentina y lo que viene puede ser fundamental para el futuro del jugador más caro de la historia del club (13 millones de euros) y con uno de los contratos más altos.

Pratto todavía no convirtió goles en la temporada 2019/20: jugó 28 partidos y acumula 880 minutos de sequía con un promedio de 31' por juego

Anoche, ante Liga de Quito en Ecuador, completó los 90 minutos por segunda vez en la temporada: ya lo había hecho en la derrota 1-0 con Talleres del 25 de agosto por la cuarta fecha de la Superliga. Además, en esta etapa de sequía en la temporada intentó 30 remates totales, de los cuales solo ocho fueron al arco, y solo participó de forma directa en dos anotaciones del equipo: asistió a Nicolás De La Cruz en el 6-1 a Racing y a Ignacio Scocco en el 3-3 con Arsenal en la Superliga.

Antes de alcanzar este pálido presente, sus números en el Millonario eran positivos: entre enero de 2018 y mayo de 2019 jugó 67 partidos, con 5.104 minutos, 22 goles y 17 asistencias. Pero, más allá de las estadísticas, su nivel futbolístico continúa en baja: Pratto dejó de ser ese jugador "complementario y muy de equipo", como alguna vez lo definió el técnico Marcelo Gallardo, decayó con la poca regularidad y perdió el puesto frente a los presentes superadores de Matías Suárez y Rafael Borré.

Durante ese período de gloria, las características del juego del atacante de 31 años eran fundamentales: presionaba alto para tapar la salida, aportaba buen juego aéreo en las dos áreas, era el primero en achicar un espacio para retroceder y hacía un inagotable trabajo de desgaste con los defensores rivales. Además, con una potencia tenaz, sacaba provecho de su fortaleza física, cumplía su rol de pivot para descargar y dejar a los mediocampistas con la pelota de frente al arco o a los laterales con posibilidad de desbordar, jugaba al espacio y era inteligente a la hora de encabezar un contragolpe.

Hoy todo parece haber quedado atrás. Aquel delantero incansable que se había vuelto irremplazable se hundió entre la falta de ritmo, la poca sintonía con el juego colectivo y un bajo rendimiento individual que lo obliga a esperar siempre desde el banco de suplentes. Y anoche ante LDU quedó claro por qué el DT lo relegó a pieza de recambio: más allá de algún buen descargue o pivoteo, se lo vio lento, desconectado, sin potencia física y con poca claridad para jugar la pelota. Claro, todo se potencia a 2.850 metros de altura, pero su nivel viene en declive desde hace tiempo.

Más allá de eso, los hinchas mantienen un cariño y un respeto masivo hacia una de las figuras más importantes de las últimas conquistas millonarias. Y no son pocos los que todavía conservan la esperanza de que llegue ese "gol importante" que le pueda devolver confianza a Pratto para volver a ser el que fue.

Qué leer a continuación