El Príncipe Omi se aferra a la suya

El Universal

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 14 (EL UNIVERSAL).- Seis años en el deporte de los costalazos han dejado marcas en la piel y en la memoria del Príncipe Omi, un enmascarado que libra una ardua batalla para destacar en un medio independiente lleno de competencia.

Siempre técnico, el joven acepta que muy pronto podría ir en busca de una experiencia distinta. "Me está entrando un gusto por el bando rudo y no descarto dicho cambio".

Y es que para ser un luchador completo hay que dominar todo el cuadrilátero. Así que el alumno de Alimaña, Mimo, Hombre Bala, Black Terry, Skayde y el Valiente le entra a los retos sin chistar. "Lo que me hace distinto a los demás es el hecho de tratar de verme bien desde la presentación, y hacer química con la gente".

A sus 31 años, sabe bien que el medio independiente no es un paraíso de oportunidades, "hay que batallar porque hay muchos compañeros con lona recorrida y de buena calidad, que están en el gusto de la gente. El ámbito independiente es muy peleado porque creo que lo mejor de la baraja luchistico se encuentra aquí".

Y para sostener se "aferra a la suya". "Mi estilo es clásico y soy un luchador que busca aprender todo el tiempo, me emociona trabajar a ras de lona porque eso me inspiró a elegir este bello deporte sobre otros como el futbol".

Nació y dio sus primeras maromas en la Arena Naucalpan, un lugar al que desea volver muy pronto. "Me quedé con la 'espina clavada' de seguir en la empresa y en el gusto de la gente, es la que me dio a conocer un poco más".


Qué leer a continuación