Una postal tarda un siglo en llegar a su lugar de destino en Reino Unido

M. J. Arias
·3  min de lectura

Asombro fue la primera reacción del matrimonio británico formado por Philip y Rosalie Nicholson cuando hace unos días encontraron sobre el felpudo de una casa de su propiedad una postal dirigida a alguien llamado Eva a quien no conocen con un matasellos con fecha de hace más de 100 años, según recoge Daily Mail.

Los Nicholson han explicado que nunca han vivido en la dirección que figura en la postal y donde esta fue entregada un siglo después de su envío. Normalmente tienen la vivienda alquilada a estudiantes, pero en el momento en el que la misiva fue depositada en su felpudo junto a otro paquete no había nadie viviendo allí. De ahí que fuesen ellos quienes la encontraron en una visita a Norwich.

La catedral de St. Paul, en Londres, era la imagen de la postal que ha llegado 100 años tarde a su dirección de destino. (Foto: Getty Images)
La catedral de St. Paul, en Londres, era la imagen de la postal que ha llegado 100 años tarde a su dirección de destino. (Foto: Getty Images)

Su sorpresa fue mayúscula al comprobar que la postal no solo parecía antigua, sino que lo era. Así lo confirmaba el sello de un centavo con la cabeza del rey Jorge V y el matasellos con fecha 22 de julio de 1920. Que haya pasado un siglo desde su envió hasta su recepción en destino no deja de ser sorprendente. Más aún cuando se desconoce la razón por la que tardó tanto en llegar.

“Nos gusta pensar que ha estado todo este tiempo en un rincón olvidado de la oficina de correos de Norwich esperando a ser descubierta, o que tal vez un habitante de la ciudad la encontró y decidió enviarla por correo”, ha explicado Philip Nicholson.

En el reverso de la postal con una imagen de la catedral de St. Paul se puede leer escrito a mano el siguiente mensaje: “Querida Evie, siento no haber tenido tiempo de responder a tu carta antes, pero si nos aceptas como somos, serás bienvenida. Envíame una carta para saber cuándo te espero. Espero que tengas buen clima. Tu querida prima Florrie”.

La publicación del hallazgo hizo que los descendientes de Eva Browne, la destinataria del mensaje, saliesen públicamente para reclamar la postal. Rosie Moncur Brown, sobrina-nieta de Evie, ha explicado que “Eva era la hermana de mi abuela. Aún puedo recordar a mi padre hablando de la tía Eva”.

En Daily Mail añaden que el censo de 1911, un año después de que se enviase la postal ahora aparecida, recoge que entonces en el 72 Glebe Road vivía el matrimonio formado por Walter Browne, carpintero de 38 años, y Elizabeth, de 39 años, junto a sus 10 hijos. Entre ellos, Eva.

La Royal Mail, por su parte, ha declarado a través de un portavoz que “es difícil especular sobre lo que pudo haberle sucedido con este correo. Es probable que alguien lo haya devuelto al sistema postal recientemente, en lugar de perderse o quedarse atascado en algún lugar de la red. Royal Mail revisa regularmente todas sus oficinas de entrega y limpia sus máquinas de procesamiento a diario. Una vez que un artículo esté en el sistema postal, se enviará a la dirección que figura en la carta”.

Una declaración que descartaría, en principio, la idea de que la postal hubiese pasado décadas perdida y olvidada en una oficina de correos.

EN VÍDEO | El vídeo de un pianista tocando en plena calle durante los disturbios de Barcelona se vuelve viral