Dos positivos de COVID-19 en San Lorenzo al volver de Brasil: ¿hasta cuándo vamos a seguir con esto?

Gastón Hirschbrand
·3  min de lectura

Es verdad que, en personas que no están catalogadas como grupo de riesgo, el COVID-19 ya ha demostrado que no es tan dañino, al menos en la mayoría de los contagiados, porque siempre puede haber excepciones y hay que tener mucho respeto.

Sin embargo, con planteles prácticamente en su totalidad contagiados, e incluso delegaciones que tienen a adultos mayores que sí pueden sufrir más de la cuenta si terminan siendo positivos, me parece una barbaridad que los encuentros se sigan disputando con total normalidad, a la espera de una Copa América que parece se disputará a como dé lugar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El disparador es una nueva noticia que en este caso preocupa a San Lorenzo: el "Ciclón", al volver de Brasil donde disputó la vuelta ante Santos por un lugar en la Copa Libertadores (disputará la Sudamericana, ya que a pesar de igualar 2-2 se quedó afuera por el adverso 1-3 en la ida), informó dos nuevos casos de coronavirus.

Se trata del defensor Marcelo Herrera y de Walter Ribonetto, ayudante de campo del entrenador Diego Dabove, quienes dieron positivo tras ser testeados al regreso del plantel de Brasilia, una de las ciudades más importantes de un país que explota de casos de COVID-19.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De hecho, el partido se tuvo que disputar ahí ya que en Santos se había generado un rebrote prácticamente incontrolable: podemos decir entonces que los contagios en este caso podrían haber sido totalmente evitables, ya que de no haber viajado la probabilidad hubiera sido menor, aunque igualmente podían contagiarse, claro está.

Obviamente que las delegaciones tienen que respetar lo que se dice desde las organizaciones y los clubes, porque son profesionales y deben cumplir lo que se establece una vez que firman sus vínculos, pero acá la responsabilidad total es de los organismos que se encargan de llevar a cabo los eventos.

Todos entendemos que es fútbol profesional y que necesitan trabajar, al igual que cada uno de nosotros en nuestros rubros, pero con la segunda ola más presente que nunca y con Argentina en el peor momento desde que comenzó esta pesadilla (ayer se estableció un nuevo récord con 27.001 contiagios en 24 horas), creo que es hora de tomar una decisión.

De lo contrario, se seguirán generando contagios por aquí y por allá, entre viajes internacionales y contactos estrechos masivos: Herrera fue al banco de suplentes, mientras que Ribonetto estuvo al lado del entrenador Dabove, que terminó a los abrazos con todos... ¿Y en la concentración? ¿Quiénes viajaron a su lado en el avión? Esto puede ser peor cuando se vuelva a hacer otro testeo, y así es una historia de nunca acabar. Es momento de ser cuerdos y tomar una decisión que priorice la salud antes que todo lo demás, porque al fin y al cabo siempre será lo más importante.