¿Por qué Quique Setién es el técnico ideal para este Barça?

Quique Setién saluda a Ernesto Valverde antes de vencer al Barça en el Camp Nou. (Foto Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images)
Quique Setién saluda a Ernesto Valverde antes de vencer al Barça en el Camp Nou. (Foto Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images)

Quique Setién representa el electroshock necesario que pedía a gritos un conjunto plagado de jugadores extraordinarios pero a los que la apatía y la falta de confianza les tiene comida la moral. En este sentido, el técnico cántabro se caracteriza por ser un constructor de equipos y dotar de identidad futbolística propia a los todos equipos por los que ha pasado. Radical en sus planteamientos respecto al juego de posición, Setién habla el mismo idioma que la mayoría de futbolistas del Barça. Por ello, no es casualidad que su Betis fuera el conjunto más estimulante de toda la Liga ni que el conjunto azulgrana haya elegido su figura para comandar la nave culé hasta 2022.

De esta manera, Setién se encargará de recuperar la importancia en la salida de balón que el Barça había perdido bajo la batuta de Ernesto Valverde, ya que, para él, esta significa el primer pilar desde el que entender su modelo de juego, pero también el proceso clave para generar ventajas posicionales desde el inicio que más tarde darán sus frutos en campo rival.

Su atrevimiento en esta fase del juego es el que le permitió convertirse en el único equipo en ganar en el Camp Nou durante la ‘era Valverde’, vencer en el Santiago Bernabéu por partida doble o ganar al Sevilla en un derbi que parecía inclinado hacia los de Nervión. Ilusión, espectáculo, ganas de volver a ver jugar al Barça. En otras palabras, el nuevo técnico culé reúne todos los ingredientes para volver a hacer apetecibles y divertidos los partidos azulgranas en lugar de representar un mero trámite competitivo.

La habilidad de Quique Setién de aportar una estructura táctica desde la que impulsar el talento y potenciar a sus mejores hombres servirá para recuperar la pasión por volver a acudir al Camp Nou. Setién siempre prioriza el cómo al qué, aunque habrá que ver cómo lidia con la presión de manejar a un transatlántico como el actual.

Otro gran punto a favor de su elección es su relación con el talento. El cántabro siempre ha logrado pulir a los centrocampistas brillantes con los que se ha encontrado en su carrera (Roque Mesa, Viera, Fabián Ruiz, Sergio Canales..) y es fácil imaginar lo que puede hacer con futbolistas de la talla de Sergio Busquets, Frenkie de Jong o Arthur Melo. Para los tres se vuelve a abrir un nuevo abanico de posibilidades, lo que impulsará el juego del Barça, y para el aficionado, un océano de ilusión.

En este sentido, el centro del campo siempre es el motor de los equipos de Quique Setién, contrariamente al de Valverde, donde la contundencia en ambas áreas era punto fuerte azulgrana y la solidez el mayor argumento competitivo.

Así, el nuevo líder azulgrana se encarga de estimular la inteligencia de sus futbolistas continuamente a través de una idea consolidada e inamovible y de convencerlos para que la practiquen hasta el final. El técnico habla el mismo idioma que Guardiola o Cruyff pese a no tener su misma carrera y no le importa ganar 4-3 en lugar de 1-0. Setién ama el riesgo y considera que va íntimamente ligado con el espectáculo.

Por último pero no menos importante, el nuevo líder azulgrana confía en la cantera, un fenómeno que se había ido perdiendo progresivamente en los últimos años. Ya lo hizo en la UD Las Palmas y en el Betis y todo apunta a que no dejará de hacerlo en el Barça. En lugar de darle un papel residual o complementario, si siente que están preparados, el técnico no dudará en darle los minutos y la confianza necesarios para que se incorporen al primer equipo de manera regular. Así fue con Fabián Ruiz, Junior Firpo o Loren Morón.

La elección de Quique Setién, por modelo, necesidad y club es un gran acierto. Ahora, su capacidad de convencer ideológica y jerárquicamente a una plantilla que se rige por sus propias normas y donde hay unos vicios profundamente establecidos marcará su nivel de éxito en la entidad azulgrana. A lo largo de su carrera, el cántabro siempre ha sido un entrenador muy peculiar emocionalmente y veremos cómo encaja su personalidad con un club que es capaz de volver loco al más cuerdo.


Más historias que te pueden interesar:



Qué leer a continuación