Por qué no deberías cargar el teléfono en aeropuertos, estaciones de trenes o cafeterías

Los ordenadores portátiles y smartphones cada vez son más potentes, pero siguen teniendo un problema de base: la autonomía de su batería. Por eso es habitual ver a un montón de viajeros cargando sus dispositivos en aeropuertos, estaciones de tren o cafeterías. Estas estaciones de carga no son meros enchufes, sino puertos USB para conectar dispositivos. Y pueden ser auténticas trampas para la seguridad de los aparatos.

 Así lo ha advertido la Policía de Los Angeles en un vídeo informativo del que se ha hecho eco The New York Times.  En el vídeo se advierte que los hackers de la ciudad están aprovechando esos lugares comunes de carga para instalar puertos maliciosos capaces de instalar programas de malware en los ordenadores o teléfonos que se conecten a ellos.

Por qué no deberías cargar el teléfono en los aeropuertos, estaciones de trenes o cafeterías (Steve Johnson/Unsplash)
Por qué no deberías cargar el teléfono en los aeropuertos, estaciones de trenes o cafeterías (Steve Johnson/Unsplash)

 Esta práctica incluso tiene un nombre técnico “Juice jacking” que podríamos traducir como ‘exprimiendo a través de un cable’. Esta situación ocurre cuando alguien es hackeado a través de un cable y no de un virus que llega por Internet o que ha sido instalado a través de una memoria externa.

 En estos casos, el virus llega a través del cable, infecta el aparato, y  hace que envíe los datos personales y bancarios de vuelta por el cable a una memoria escondida en el puerto-trampa. Sin duda, es un truco digno de aparecer en las películas de Misión Imposible. Pero no es una estafa ficticia, tristemente es real.

 Hay algunas pistas que nos pueden hacer sospechar que estamos ante un puerto USB sospechoso. Los expertos consultados por The New York Times advierten que hay que extremar las precauciones ante aquellos puertos en los que ya hay un cable conectado o ante puestos que parezcan de marcas promocionales y que inviten a los viajeros a conectar sus aparatos.

 ¿Qué se puede hacer para evitar estos problemas? El primer consejo es muy básico: tener un cargador portátil para no tener que enchufar nuestro móvil u ordenador en ningún puerto extraño. Y el segundo, es llevar el cargador original de nuestro aparato para que, en caso de necesidad, lo enchufemos en una toma de corriente clásica, y no en un puerto USB.

 Al igual que los estafadores que roban números de tarjetas de crédito colocando dispositivos ilegales de lectura de tarjetas en cajeros automáticos, los piratas informáticos pueden extraer fácilmente los puertos USB y reemplazarlos con su propio hardware malicioso, asegura Vyas Sekar, profesor de CyLab, una seguridad y privacidad instituto de investigación en la Universidad Carnegie Mellon. en declaraciones concedidas al mismo medio.

Más historias que te pueden interesar

 

Qué leer a continuación