¿Por qué 'Matando Cabos' se convirtió en una película de culto?

·4  min de lectura

Por Luis Moreno

Matando Cabos cumplió 16 años de su estreno en este 2020 y recientemente se dio a conocer el cartel de la que será su segunda parte, un spin-off basado en la historia de El Mascarita y su guardaespaldas Tony “El Canibal”. La cinta llegará cargada de una alta expectativa, pues su primera parte se ha convertido en una de las películas mexicanas más exitosas y queridas de todos los tiempos, a pesar de la serie de dificultades que tuvo en cada una de las etapas de su realización.

El éxito de Matando Cabos, en buena medida, residió en su guión, que está lleno de humor negro y dista mucho de las seriedad que pretendieron otras películas de la época como Amores perros, El crimen del Padre Amaro, Nicotina o Temporada de Patos. La idea original era del director Alejandro Lozano, y contaba la historia de un edificio de departamentos en los que una anciana que conocía los secretos de todos los residentes fallecía y a partir de ahí se desencadenaban las tramas. Sin embargo, según Tony Dalton (actor y escritor), ese libreto era muy malo, por lo que ellos dos junto con Kristoff Raczynski (co protagonista) se pusieron a reescribir el texto, con la premisa de hacer la película que les gustaría ver en el cine. Por ese motivo es que se pueden ver referencias a After Hours de Martin Scorsese, Pulp Fiction de Tarantino y hasta a Weekend at Bernies de Ted Kotcheff, todas ellas reconocidas por los propios escritores.

Imagen de la premier de Matando Cabos en Estados Unidos (Fotografía: Vince Bucci/Getty Images)
Imagen de la premier de Matando Cabos en Estados Unidos (Fotografía: Vince Bucci/Getty Images)

Matando Cabos también dio una vuelta refrescante a los actores que participaban en películas taquilleras en México, pues fue la primera participación de Kristoff y Tony en cine. Un caso similar resultó el de Joaquín Cosío que solo había tenido papeles en tres películas anteriores, ninguno de ese tamaño. Pero también tiene una buena cantidad de rostros conocidos como Jacqueline Voltaire, Ana Claudia Talancón y, sobre todo, Pedro Armendáriz JR, cuyo personaje iba a ser interpretado originalmente por Jesús Ochoa.

Uno de los grandes problemas con los que se topó la película fue que nadie quería producirla debido a que conocían a Kristoff Raczynski y Tony Dalton por sus participaciones en televisión, sobre todo en su programa No te equivoques, un símil mexicano de Jackass. Al menos una veintena de productores se negaron a colaborar hasta que los hermanos Billy y Fernando Rovzar (de 23 y 25 años) decidieron invertir y crear la casa productora Lemon Films.

La película tiene valores de producción que en ese momento eran impensables para los estándares de México. El ejemplo más claro está en la persecución que concluye con la escena en que un automóvil sale disparado desde las gradas hasta la cancha del Estadio Azteca. Para ella contaron con la participación del director de efectos especiales David Barrett, que ha trabajado en películas como Matrix. Sobre esa secuencia tan recordada, existe una anécdota interesante, pues aunque en la pantalla el auto parece causar muchos destrozos, solo fueron afectadas tres butacas, pero estas eran propiedad de Coca-Cola que pretendía cobrar 3 millones de pesos por su reparación, ya que al estar pegados todos los asientos, era necesario cambiar la fila entera, aunque al final lograron una negociación mucho más pagable.

Otras de las situaciones que en primera instancia parecía una complicación para Matando Cabos y que acabó siendo un acierto, fue encontrar el tema musical central de la película, ya que iba a ser la banda Molotov quien lo hiciera, no obstante, después de darles una proyección privada a los integrantes, esto se negaron debido a que consideraban que era muy mala. Ello tuvo un lado bueno, porque Tony y Kristoff detectaron que la edición no era la correcta, y repusieron por completo ese proceso. Al final fue Fobia con Más caliente que el sol, el grupo que dio sonido y la elección resultó muy apropiada.

Pese a su éxito comercial, Matando Cabos fue borrada de toda entrega de premios. De hecho, en 2005 Temporada de Patos de Fernando Eimbcke arrasó con los Ariel. La segunda parte de Matando Cabos es una de las películas más esperadas, y aunque conserva a la mayoría de su elenco principal, va a carecer de dos elementos que fueron cruciales en la primera: Tony y Kristoff, cuyo participación ya fue descartada.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Cómo fueron los últimos años de vida Sean Connery: "Sufrió demencia y eso le pasó factura"

Las películas de terror de Netflix para pasar miedo del bueno

Dónde ver las 3 películas españolas preseleccionadas para el Óscar

Lucha sin piedad: lagartos monitores luchan entre sí en el jardín