Polo: La Natividad perdió, pero ya hace recordar a Indios Chapaleufú

Xavier Prieto Astigarraga
lanacion.com

Camilo Castagnola la lleva de revés; fue una de las figuras en la cancha Nº 2

Festejos futbolísticos de goles. Ovaciones al final de cada chukker. Silbidos cuando los jueces cobran algo dudoso contra el equipo verde. Gradas llenas a las dos, tres de la tarde de un domingo. El fanatismo del público para con La Natividad en general, y los chicos Castagnola en particular, asombra. Y aunque el conjunto de Cañuelas perdió, y por buena diferencia, contra el amplio favorito Ellerstina, por la en la segunda fecha de la zona B del Campeonato Argentino Abierto, hace no solamente pensar en un futuro grande, sino también recordar a los históricos Heguy.

Aquellos hermanos de Indios Chapaleufú, hijos de los exitosos Heguy de Coronel Suárez, tuvieron el favor de la gente del polo desde su propio inicio, en 1983, y fueron por un par de décadas los claros preferidos de la gente. Otros equipos se volvieron queridos con el tiempo, apilando victorias que generaron primero admiración y luego afecto, como La Dolfina. Pero La Natividad, con estos adolescentes Bartolomé (18 años) y Camilo (16) Castagnola, tiene sintonía desde su nacimiento como formación. Los hijos de Lolo juegan lindo y apuntan muy alto en un deporte que necesita figuras que excedan a los oligopólicos La Dolfina y Ellerstina.

Del suyo contra los Pieres se esperaba un lindo partido, con el público encantado con el juego y con los protagonistas, y lo hubo. La Z tuvo lapsos y lapsos, pero cuando estuvo bajo un poco de presión (9-6 al final del quinto chukker) respondió (6-1 en los dos parciales siguientes). No fue una actuación que le diera confianza para la resolución del grupo frente a Las Monjitas, pero tampoco que le generara gran inquietud. La Natividad, en cambio, se dio el gusto de tener dominado en varios pasajes al segundo cuarteto en handicap. Y con 11 goles menos de valoración, vale subrayarlo. Esta vez, a diferencia de en el estreno, los mejores fueron Ignatius Du Plessis y, sobre todo, Camilo Castagnola. Jeta anduvo por todos lados, hizo goles, peleó la bocha como una fiera, se lució en su taqueo y acertó las ejecuciones de bocha detenida. No le durarán mucho sus 6 tantos de valorización, por supuesto.

Ellerstina es presente, muy buen polo del presente, y La Natividad es una reluciente realidad del futuro traída al hoy. Hay comunión, por juego y por onda humana. Los Pieres y los Castagnola sienten de formas parecidas el polo en la cancha, al punto de que dos los hermanos de General Rodríguez, Gonzalo y Facundo, se unieron con los dos adolescentes de Cañuelas para protagonizar la Xtreme Polo League a fines de septiembre y principios de octubre. La fusión, bajo el nombre de Ellerstina, fue exitosa: terminó con el trofeo (ese día actuó Pablo en lugar de su primo Gonzalo) y con 200.000 dólares de premio.

En rigor, el apellido de los Castagnola no era ajeno al club de los Pieres. Lolo, el papá de estos chicos, actuó con esa camiseta entre 1997 y 1999 y levantó dos veces ('97 y '98) la copa de Palermo. Su amistad lo llevó a jugar por La Dolfina durante 11 temporadas (cinco títulos de campeón argentino) y sus hijos están muy afincados en Cañuelas, lejos de General Rodríguez. Pero ya compartieron equipo con las dos corrientes líderes del polo mundial: con su tío y vecino Adolfo Cambiaso conquistaron la Copa de las Naciones en 2017, vestidos con la camiseta argentina (15-6 a Uruguay), y con los Pieres, la citada XPL.

Los Pieres venían de recuperar el Abierto de Tortugas luego de seis temporadas gracias a un memorable remontada de 7-1 contra La Dolfina, y este fue su estreno en el Argentino Abierto que pretenden, también, recobrar tras el mismo lapso. El año pasado ni siquiera llegaron a la final, barridos en una espectacular definición de zona por Las Monjitas, y no pueden permitirse tropezones que les quiten confianza en su camino al cierre del grupo B. Para La Natividad, que había impresionado con un asombroso 13-7 sobre La Natividad (30 de handicap), la pérdida del invicto no puede ser considerada de ningún modo un paso atrás: demasiado hizo frente al favorito de la zona.

De todos modos, como afirma Lolo Castagnola, el cuarteto verde no está en Palermo para participar sino para ganar. No hay indicios de que eso no vaya a ocurrir copiosamente dentro un tiempo no muy lejano. Y con el cariño de muchísimos espectadores.

La síntesis de Ellerstina 15 vs. La Natividad 8

Ellerstina: Facundo Pieres, 10; Gonzalo Pieres (h.), 9; Pablo Pieres, 10, y Nicolás Pieres, 10. Total: 39.

DDTT: Héctor Guerrero y Alberto Heguy (h.).

Suplentes: Bautista Bayugar (8) y Lucas James (7).

La Natividad: Camilo Castagnola, 6; Matías Torres Zavaleta, 7; Bartolomé Castagnola (h.), 7, e Ignatius Du Plessis, 8. Total: 28.

DT: Bartolomé Castagnola.

Suplente: Santiago Cernadas (7).

Progresión: Ellerstina, 2-1, 5-2, 5-3, 8-5, 9-6, 11-7, 15-7 y 15-8.

Goleadores de Ellerstina: F. Pieres, 8 (5 de penal); G. Pieres, 1; P. Pieres, 4 (1 de penal), y N. Pieres, 2. De La Natividad: C. Castagnola, 6 (3 de penal y 1 de córner); Torres Zavaleta, 1, y B. Castagnola, 1.

Jueces: José Ignacio Araya y Martín Pascual. Árbitro: Gonzalo López Vargas.

Cancha: Nº 2 de Palermo.

Qué leer a continuación