Polo. Cambiaso: a 30 años del torneo que marcó su vida y cómo lo descubrieron

Claudio Cerviño
·6  min de lectura
Cambiaso, con 15 años, campeón en USA, con Luis Lalor (h.), Ernesto Trotz y Adam Lindemann
Cambiaso, con 15 años, campeón en USA, con Luis Lalor (h.), Ernesto Trotz y Adam Lindemann

Aunque no lo busque expresamente, el destino lo cruza de manera permanente con curiosidades. Adolfito Cambiaso acaba de ganar la USPA Gold Cup, en Palm Beach. El segundo torneo en importancia de la Triple Corona americana de polo, pero el que, hasta que se empezó a disputar el US Open, era el de mayor trascendencia. El título lo consiguió con la formación de Scone, junto con su hijo Poroto Cambiaso, con Mariano Peke González y el patrón David Paradice, venciendo en la final a Tonkawa (Guillermo Caset y Francisco Elizalde) por 13-10. Próximo a cumplir 46 años, y con 17 títulos en el Abierto de Palermo conquistados, no es la primera, ni la quinta, ni la décima vez que obtiene la USPA Gold Cup: ¡la ganó 15 veces ya!

Los Cambiaso, Adolfito y Poroto, en acción durante la USPA Gold Cup
Los Cambiaso, Adolfito y Poroto, en acción durante la USPA Gold Cup


Los Cambiaso, Adolfito y Poroto, en acción durante la USPA Gold Cup

Y ahí las curiosidades. Hoy Poroto Cambiaso tiene 15 años. Ya ganaron juntos, en 2020, el British Open, uno de los torneos de mayor tradición en el polo profesional del exterior (hasta 22 goles de handicap). Es el primer festejo juntos en la Triple Corona de Estados Unidos. La USPA Gold Cup fue el primer torneo que ganó Adolfito en el exterior, nada menos que hace 30 años. Y tenía 15, como Poroto. Destino puro. Tres décadas de vigencia de uno de los mejores polistas de todos los tiempos y emblema del deporte argentino. ¿Qué pasaba en aquel 1991, cuando muy poquitos conocían al crack en ciernes, y cómo llegó a esa conquista en Palm Beach que marcó su vida? Vale la pena meterse en el túnel del tiempo...

// // //

Ernesto Trotz fue uno de los mejores backs del polo argentino. Séxtuple campeón del Argentino Abierto con La Espadaña. Un tipo criterioso, razonable, que no es de tirar elogios porque sí. Por aquellos años, y ya a punto de finalizar el inolvidable ciclo del equipo que compartía con Gonzalo y Alfonso Pieres y Carlos Gracida, Trotz tenía en la lista de pendientes un pedido reiterado, insistente. Era de Adolfo Cambiaso padre. “Vení a mirarlo. Es distinto”. El encuentro nunca se concretaba y Ernesto creía que Adolfo exageraba. Hasta que un día...

“Había ido al predio de la Asociación Argentina de Polo en Pilar a ver una yegua. De pronto, me lo chocó de frente a Adolfo. Me reí porque sabía lo que me iba a decir”, recuerda Trotz.

-Dos chukkers Ernesto, por favor. Dos chukkers miralo. Está en aquella cancha.

Trotz terminó a las apuradas el pebete de jamón y queso que estaba comiendo y fue a la cancha. Ahí puede decirse que empezó la historia grande de Adolfito Cambiaso...

Cambiaso con 15 años, con la camiseta de Tramontana, cuando ganó el British Open
Cambiaso con 15 años, con la camiseta de Tramontana, cuando ganó el British Open


Cambiaso con 15 años, con la camiseta de Tramontana, cuando ganó el British Open

“Nunca vi la yegua que había ido a ver. ¡Me quedé los seis chukkers! Era ridículo lo que jugaba ese pibe. Como si te dijera que estás mirando a Maradona a los 15 años jugando en la séptima división de Argentinos Juniors cuando ya tenía talento para brillar en primera”, sintetizó Trotz a LA NACION.

El back de La Espadaña quedó encandilado. Y lo primero que pensó fue “Palm Beach. Este pibe no puede quedar afuera de mi equipo”. Trotz era el referente de Cellular One, conjunto de George Lindemann. Jugaba con Adam Lindemmann (hijo de George), Luis Lalor (h.) y le faltaba el cuarto jugador. “¿Un chico de 15 años para jugar contra los equipos de los hermanos Pieres y de los Heguy? Es una locura. Además es menor”, le objetó Lindemann. Finalmente lo convenció y fue la gestión que quedará grabada en la memoria del planeta polo.

Diego Schwartzman se mide ante Sebastian Korda por los octavos del Masters 1000 de Miami

“Había un problema. Adolfito tenía 4 goles de handicap, pero apenas llegó, en la primera práctica hizo cosas de locos y se empezó a correr la bola de que había un nuevo monstruito. La segunda práctica tenía clima casi de partido. Lo agarré a Cambiaso y le dije: Vos no preguntes por qué y hacé lo que te digo. Errale a la bocha seguido. Ni se te ocurra jugar como el otro día porque somos boleta’. Sabía que lo iban a subir de handicap seguro y que podíamos ver peligrar la participación porque el torneo tenía un límite de 26 goles. Nos dejaron porque lo anotamos reglamentariamente, pero teníamos que darles dos goles de ventaja a todos. Obvio que salimos campeones. Los tres hacíamos lo conveniente en casos así: dejar que Adolfito marcara la diferencia”, recuerda Trotz.

El abrazo de Poroto y Adolfito tras ganar la Gold Cup
El abrazo de Poroto y Adolfito tras ganar la Gold Cup


El abrazo de Poroto y Adolfito tras ganar la Gold Cup

En la final vencieron a White Birch, que era el máximo favorito y que tenía en su alineación a otro chico todavía desconocido en el polo argentino por haberse formado en Estados Unidos: Mariano Aguerre. Al año siguiente, ambos, convocados por Gonzalo Pieres, serían parte del debut en el alto handicap de un club con historia: Ellerstina. Aquella USPA Gold Cup terminó marcando la irrupción del crack. Alguien lo iba a descubrir. Le tocó ser a Ernesto Trotz.

El 15 de abril Adolfito de ese 1991 cumplió los 16 y dos meses más tarde sería campeón del British Open con el conjunto de Tramontana. El jugador que iba a cambiar la historia del polo ya empezaba a ser intratable. Y Trotz admitió: “Tenía toda la razón Adolfo padre en pedirme que lo viera. Después, hizo todo lo que hizo”. Y lo sigue haciendo.

Porque en 2021, luego de las interrupciones por la pandemia en 2020, el polo de Palm Beach retomó su cauce normal. Con muchos torneos y distintas ligas. Los polistas argentinos del alto handicap se distribuyen principalmente en dos circuitos: el de la World Polo League (hasta 26 goles) y la Triple Corona americana (hasta 22). En la primera están, entre otros, Juan Martín Nero, Pablo Mac Donough, Camilo y Bartolomé Castagnola (h.). En la segunda, los Cambiaso, Facundo, Gonzalito, Nicolás y Polito Pieres, Guillermo Caset, Hilario Ulloa, Francisco Elizalde y Juan Britos.

Casi con 46 años, Cambiaso sigue ganando en todo el mundo
Casi con 46 años, Cambiaso sigue ganando en todo el mundo


Casi con 46 años, Cambiaso sigue ganando en todo el mundo

Scone, el equipo de los Cambiaso, ya había alcanzado la final de la CV Whitney Cup, el primero de los torneos de la Triple Corona, que se adjudicó Park Place, con Ulloa y Britos como figuras. Ya en la USPA Gold Cup, los Cambiaso se tomaron revancha en las semifinales, en un muy duro encuentro (9-8), y en la final vencieron a Tonkawa (Caset y Elizalde) por13-10.

“Es una alegría, algo muy especial, ganar con mi hijo. Siempre”, dijo Adolfito tras la victoria y tomando, casi naturalmente, lo que fue su 15a coronación en la Gold Cup. Sus números no sólo asombran en la Argentina, donde ya acumula 39 conquistas de Triple Corona: 17 Abiertos de Palermo, 13 Abiertos de Hurlingham y 9 Abiertos de Tortugas. A eso hay que sumarle 8 títulos de US Open, 8 de la Whitney Cup, 8 de British Open y 10 de la Copa de la Reina. Impactante.

Treinta años pasaron desde aquella aparición de un chico flaquito, con pelo sobre los hombros y un manejo endiablado de la bocha. El que hoy puede decirle a su hijo “yo tenía tu edad aquella vez que...”. Para Poroto, ese viaje por el túnel del tiempo encierra un mundo que vale la pena transitar.