Polémica en la Fórmula 1 por los límites de la pista en Bahrein: el contrapunto entre las escuderías y la FIA

·3  min de lectura
Lewis Hamilton se quedó con la primera carrera de la temporada de Fórmula 1 en un final inesperado.
GIUSEPPE CACACE

La gran expectación que generaron los ensayos de pretemporada del Mundial de Fórmula 1 resultó estar plenamente justificada tras la celebración de la primera carrera del campeonato. Por más que el triunfo se lo llevara Lewis Hamilton, que acumula seis de los siete últimos títulos mundiales, el británico y Mercedes se vieron más vulnerables que nunca, expuestos a la voracidad de Max Verstappen y de Red Bull, afanosa como está la tropa energética de recuperar la hegemonía que exhibió en el ciclo anterior, con las cuatro coronas que encadenó Sebastian Vettel entre 2010 y 2013.

La revelación de Verstappen: por qué no volvió a atacar a Hamilton en Bahrein

Esta última victoria de Hamilton está rodeada de dudas. De entrada, falta saber si esa pegada que demostró la escudería del búfalo rojo en el circuito de Sakhir es reproducible en otros escenarios, dado que ya salió ganadora de allí en la última prueba de la temporada pasada. Y todavía más relevante: no está nada claro que el piloto de Stevenage se hubiera llevado el trofeo de no ser por la intervención de Dirección de Carrera, que instó a Red Bull a ordenarle a Verstappen que le devolviera el liderato a Hamilton, a tres vueltas para el final, después de que el neerlandés traspasara los límites de la pista en la curva en que acababa de adelantarse al de Mercedes.

Los delegados de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) habían decretado que cualquier corredor que traspasara los límites establecidos en la curva 4 –la de la maniobra de la controversia– durante la sesión cronometrada vería cancelada su vuelta. Sin embargo, ese celo se suavizó con vistas a la carrera, en la que, sobre el papel, no se tomaría ninguna medida contra quienes se fueran largos. No obstante, y después de que Hamilton lo hiciera en varias ocasiones, la FIA advirtió a Mercedes sobre la posibilidad de penalizarlo si no se cortaba un poco, algo que el multicampeón hizo inmediatamente.

Max Verstappen (Red Bull Racing) corre por delante de Lewis Hamilton (Mercedes) en el Gran Premio de Bahrein en el inicio de la temporada.
Lars Baron


Max Verstappen (Red Bull Racing) corre por delante de Lewis Hamilton (Mercedes) en el Gran Premio de Bahrein en el inicio de la temporada. (Lars Baron/)

Así se explica que después, en el momento más acalorado del domingo, Red Bull le pidiera a Max que le cediera la plaza a su rival, algo que, evidentemente, provocó el enojo del piloto. Según declaró después de bajarse del monoplaza, Verstappen hubiera preferido mantenerse al frente del pelotón y recibir la pertinente sanción, que presumiblemente habría sido de cinco segundos. Según él, fácilmente habría podido abrir un agujero por encima de ese margen en las poco más de tres vueltas que quedaban hasta el final.

No pasa demasiado a menudo que el equipo que sale beneficiado de una decisión tomada por los comisarios deportivos califique de incomprensible el criterio empleado para llegar a ella. Y eso es exactamente lo que ocurrió en Barhein, donde Toto Wolff, el director de la marca de la estrella, mostró públicamente su escepticismo ante el desenlace del gran premio. “Estoy tan confundido como ustedes”, dijo Wolff a los periodistas.

El duelo entre Max Verstappen y Lewis Hamilton quedó en la lupa por una decisión de Dirección Deportiva de la prueba.
GIUSEPPE CACACE


El duelo entre Max Verstappen y Lewis Hamilton quedó en la lupa por una decisión de Dirección Deportiva de la prueba. (GIUSEPPE CACACE/)

“Antes de comenzar la carrera se nos dijo que superar los límites en la curva 4 no se sancionaría. Y de repente [con la prueba en marcha] se nos informó de que si se hacía repetidas veces podría provocar una penalización”, añadió el austríaco. “Y luego resulta que esa decisión al final nos hace ganar la carrera porque, en la definición del director de carrera [Michael Masi], Max se fue largo y sacó ventaja de ello”, prosiguió Wolff. “Por lo tanto, hay que ser coherentes con los mensajes que se transmiten. Deben ser claros y no propios de una novela de Shakespeare que dan pie a la interpretación”, ironizó el ejecutivo de Mercedes.

Campazzo, en LA NACION. "No me creo que ese argentino en la NBA soy yo"

“Creo que la cuestión de los límites de la pista siempre va a ser polémica. Pero hay que ser consistentes en el criterio. No puedes permitir hacerlo en carrera, pero no adelantar. Tendría que ser blanco o negro, no debería haber zonas grises”, terció Christian Horner, homólogo de Wolf en Red Bull.