Otra polémica: Ángel Romero, de fracturar a un compañero en San Lorenzo a lesionar a Exequiel Palacios en las eliminatorias

LA NACION
·6  min de lectura

El cruce entre la Argentina y Paraguay quedó repleto de polémicas. El rodillazo de Ángel Romero que lesionó a Exequiel Palacios todavía da que hablar. ¿Hubo una devolución de una antigua patada a su hermano Oscar en un partido de River frente a San Lorenzo? Sólo el delantero lo sabe en su intimidad. Lo concreto es que el volante de Bayer Leverkusen sufrió una fractura de apófisis transversas de columna lumbar y permanece internado en el Sanatorio Finochietto. Se especula con que podría estar tres meses sin jugar al fútbol.

Argentina-Paraguay. Lionel Messi explotó contra el árbitro: "Ya nos cagaste dos veces"

Una vez más, los antecedentes no ayudan al talentoso Ángel Romero. Un futbolista que venía de convertir un gol maravilloso de tiro libre en el cruce entre San Lorenzo y Estudiantes. El autor, también, del gol de penal que le dio a Paraguay el 1-0 frente a la Argentina. Pero también el jugador que el pasado 18 de septiembre fracturó a su compañero Andrés Herrera (en el peroné izquierdo) por una entrada imprudente en una práctica. Y el autor de un doble rodillazo en el aire que provocó que Palacios tuviera que ser trasladado de manera urgente a hacerle estudios durante el entretiempo. Tanto Herrera como el ex volante de River, se sabe, quedarán un buen tiempo alejados de las canchas.

La lesión de Exequiel Palacios - Fuente: TyC SportsTras la entrada de Ángel Romero, Palacios sufrió una fractura de apófisis transversas de columna lumbar

¿Qué sucedió en la cancha de River? Se jugaban 29 minutos del primer tiempo y la Argentina ya perdía 1 a 0 frente a Paraguay. Fue entonces cuando una pelota aérea cayó justo en la línea central, sobre el costado más cercano al túnel local de la Bombonera. Palacios saltó a buscar el balón, algo que consiguió con esfuerzo. Pero, mientras caía, el volante recibió el fuerte impacto en la espalda. "Fue una acción del juego, no la registré", se limitó a decir Eduardo Berizzo, el DT paraguayo. Curioso.

Aunque no fue esta la primera situación que involucra a los hermanos Romero con Palacios. Rápidamente, muchos amantes del fútbol recordaron un episodio de diciembre del año pasado en el Monumental. Allí, el mediocampista oriundo de Tucumán le había metido un planchazo fuerte a Óscar Romero, hermano de Ángel. ¿La de anoche fue una acción premeditada de Romero? ¿Lo hizo para ajusticiar una antigua y fuerte entrada de Palacios contra su hermano Oscar? ¿Había una deuda pendiente con el exRiver? Preguntas que quedaron flotando en el aire de la cancha de Boca. Resultó llamativo que el árbitro Raphael Claus ni los encargados del VAR hayan visto un "uso excesivo de la fuerza".

Ángel Romero acumula tres goles en tres partidos disputados en las eliminatorias sudamericanas rumbo a Qatar 2022. Primero con el doblete ante Perú y luego con el gol ante Argentina. Es uno de los exponentes más destacados del equipo. Más datos: lleva más anotaciones en este proceso clasificatorio que en sus 20 participaciones previas con La Albirroja. Aunque también es cierto que tanto él como su hermano suelen empañar sus grandes actuaciones con cuestiones que exceden al juego en sí.

A lo largo de los últimos meses, los Romero quedaron varias veces en el ojo de la tormenta. Las alarmas se encendieron por última vez en septiembre, cuando Ángel entró con rudeza en una jugada contra Herrera, que sufrió una fractura infrasindesmal del peroné izquierdo. Según se supo después, varios jugadores azulgranas se mostraron muy molestos por la actitud del paraguayo.

En Instagram, uno de los que expresó su parecer fue un emblema del plantel de San Lorenzo: Fabricio Coloccini. "Con esas ganas, humildad y sacrificio llegaste a Primera. Un miserable obstáculo no borrará tantos sueños logrados. Y mucho menos, lo que quedan por lograr. Fuerza negro", escribió el marcador central. Dentro del club surgieron distintas versiones y apoyos. Algunos piensan que hay "excesos de privilegios" y les fastidia el "trato especial" que reciben los paraguayos de parte de los principales dirigentes.

Inclusive Mariano Soso, el entrenador, mandó a Ángel a entrenarse alejado del plantel durante varios días. "No tuvo intención de lesionar a Herrera. Pero interpreté que la acción fue desmedida. Por eso lo sancioné. Fue consensuado con la secretaría técnica y la dirigencia. Creo que con eso fortalecimos vínculos en el plantel", reconoció el técnico recientemente.

Los hechos se fueron acumulando. En febrero de este año, los hermanos discutieron con el ex entrenador Diego Monarriz en un partido contra Talleres, en Córdoba. Al volver del primer tiempo y luego de la expulsión de Juan Ramírez, el técnico conversó con los jugadores y decidió hacer algunos cambios en el equipo. La idea era que entraran Ramón Arias y Adolfo Gaich por Óscar Romero y Nicolás Fernández. La novedad no le agradó a Ángel, que puso en tela de juicio la decisión del DT de quitar a su hermano de la cancha. ¿Qué pasó? Entonces Monarriz fue más a fondo: resolvió sacar a los hermanos y no a Fernández. La discusión en el vestuario habría sido en un tono elevado.

Previo a eso, en una práctica, hicieron una escena por la presencia de un familiar de ellos en la intimidad de un entrenamiento azulgrana. ¿Qué sucedió aquella vez? El personal de seguridad no le permitió al suegro de Ángel sentarse en el banco de suplentes de la cancha auxiliar en la Ciudad Deportiva. Los paraguayos solían asistir a las prácticas con un fisioterapeuta brasileño que trajeron desde Asunción y un chofer. Ese día, también, al Bajo Flores arribaron con el suegro de Ángel. Al tratar de ubicarse este último en una zona reservada para los integrantes del plantel las fuerzas de seguridad se lo negaron.

Ya en plena pandemia de coronavirus, los Romero demoraron varios días su regreso desde Paraguay una vez que se habilitaron los entrenamientos en la Argentina. Circularon distintas versiones, lo cierto es que volvieron tres meses después de haberse trasladado a su país a cumplir con la cuarentena (allí también practicaron con varios futbolistas del seleccionado guaraní). Según su entorno, demoraron el viaje a Buenos Aires porque estaban obligados a entrar en aislamiento y la situación los hubiera hecho retroceder en su preparación. Por esto también fueron observados de reojo.

Indudablemente, según el accionar del Ciclón, los hermanos son mimados y protegidos por el presidente Marcelo Tinelli, quien los tiene bajo el ala y confía en sus condiciones para darle un lavado de cara al juego del equipo. Llegaron al país el año pasado, luego de la eliminación azulgrana en los octavos de final de la Copa Libertadores. La apuesta económica fue muy fuerte, y despertaron muchísimas ilusiones. Para bien o para mal, los Romero siempre dan la nota.