Pochettino: debut con empate en PSG, respuestas en inglés, elogio a Mbappé y una sensación "extraña"

Alejandro Casar González
·4  min de lectura

"Buenos días, Poche". La Ligue 1 de Francia recibió con ese mensaje a Mauricio Pochettino, el entrenador argentino que regresa a ese torneo a casi 20 años de haber debutado como futbolista de PSG, el equipo que ahora dirige. Los de la capital francesa no pasaron del empate 1-1 con Saint Etienne y volvieron a mostrar filtraciones defensivas. La igualdad, sin embargo, les permite igualar en el segundo puesto de la tabla con Lille, que perdió. Con tres puntos más marcha el líder, Lyon, que venció 3-2 a Lens.

"Buenos días, Poche"

Terminado el partido, el entrenador argentino enfrentó los micrófonos de Telefoot. Los periodistas supusieron que el argentino, ex jugador del club, dominaría el idioma francés. Pero no. Acostumbrado a hablar en inglés, Pochettino escuchó la pregunta y respondió casi como si siguiera al frente de Tottenham. "Estoy decepcionado porque somos París Saint Germain y queremos ganar. Creo que necesitamos mejorar en muchas cosas. Por supuesto que no es el resultado que queríamos, pero es lo que Saint Etienne mereció. Tuvimos algunas chances, posesión. Fue un empate. Necesitamos mejorar mucho".

El flamante entrenador, que lleva apenas tres días al frente del equipo, hizo hincapié en uno de sus futbolistas: el italiano Marco Verratti. "Creaba juego y estaba muy libre, detrás del atacante, especialmente en la presión. Queríamos jugar con tres en el medio para darle libertad a que él bajara. Pudo recorrer todo el campo. Es un jugador que necesita ser libre, es un creador que puede conectar al equipo. Estoy contento con su actuación: puede jugar en varias posiciones", comentó el DT argentino.

El resumen del 1-1 de PSG en el debut de Pochettino

En la conferencia de prensa posterior volvió a tocar el tema Verrati. Y se refirió al italiano como un "play-maker", es decir, el creador de fútbol del equipo. Sobre sus sensaciones al volver a dirigir, Pochettino contó: "Estoy muy feliz después de 14 meses sin entrenar, pero con una sensación muy extraña, porque la última vez que estuve en un banco había 62.000 personas". Sobre el resultado, agregó: "No estoy preocupado, porque este equipo tiene calidad". Y también habló de Mbappé, la estrella del equipo junto con el brasileño Neymar, ausente por lesión: "Mbappé tiene que mejorar, como todos los demás. Estará decepcionado porque no ganamos. Pero su actitud fue buena. Estoy contento con lo que hizo".

PSG fue dos equipos en uno. De mitad de cancha hacia adelante sacó a relucir el talento que tiene en los botines de Mbappé, el argentino Angel Di María (jugó 84 minutos) y el italiano Moise Kean. Pero en su última línea volvió a sufrir. Porque los mediocampistas fallaron en la marca y porque, para colmo de males, una salida en falso entre Thilo Kehrer e Idrissa Gana Gueye se transformó en el gol de Saint Etienne, obra de Romain Hamouma.

El gol revitalizó el ataque de PSG, que encontró el empate minutos después a través del italiano Kean, en una jugada que tuvo como protagonistas a Mbappé y otro italiano, Verratti. Pochettino se dedicó a tomar notas con su lapicera negra y a hablar con sus futbolistas cada vez que el partido estuvo parado. Se lo vio charlar varias veces con Mbappé, por ejemplo, y con el capitán Marquinhos. El velocísimo francés, codiciado por Real Madrid, es el as de espadas en el ataque de los parisinos.

Athletic de Bilbao - Barcelona: con dos golazos de Lionel Messi, los catalanes ganaron y ya están terceros en la Liga de España

De todas maneras, al entrenador argentino no le gustó demasiado lo que vio de su equipo. Mucho menos, el resultado final, que lo aleja aún más del líder Lyon. No le funcionaron los cambios (ingresaron el español Pablo Sarabia y el alemán Julian Draxler, entre otros) ni la mitad de la cancha: tres interiores como Gana Gueye, Verrati y el español Ander Herrera. La defensa, además, tuvo problemas para controlar a Hamouma, el mejor de la cancha. PSG dio demasiadas ventajas para la calidad individual de su plantel.

Fue el cuarto debut como entrenador de Pochettino, y el tercer empate en sus partidos de estreno. Igualó con Espanyol, Southampton y PSG y sólo ganó con Tottenham: 1-0 contra West Ham en el primer partido de su ciclo en el club londinense. La igualdad contra Saint Etienne tampoco es buena a nivel estadístico: para encontrar un empate en un inicio de ciclo de un entrenador del conjunto parisino hay que viajar hasta 2009, cuando con Antoine Kombouaré en el banco igualó con Montpellier. Fue el 8 de agosto de ese año.