Ping Pong: el punto imposible de un finés arrojando la paleta

LA NACION
·1  min de lectura

El ping pong es un deporte complejo que requiere de gran precisión y reflejos, pero como en toda, o casi toda, disciplina deportiva, existen los profesionales que compiten por dinero y por la gloria y los que se dedican a convertir al deporte en un arte, casi circense.

Un brazo, el derecho, visiblemente lastimado, protegido con una felula y un peloteo. El rival remata contra la esquina izquierda y la obligación de tomar una decisión en una fracción de segundo: intentar devolverla o no.

El jugador en inferioridad de condiciones decide arrojar su paleta hacia dónde va la pelota y el "punto imposible" es engendrado.

La paleta impacta la pelota y ésta sale despedida hacia el centro de la mesa, lugar al que el que remató en primera instancia ya no puede llegar.

"Para qué moverse si uno puede hacer esto", reza la publicación en Instagram del grupo llamado Pongfinity, un grupo de tres jugadores finlandeses que se dedican a realizar este tipo de trucos y que en su canal de Youtube ya suman dos millones suscriptores.