Un piloto de Superbike celebró prematuramente y terminó tercero

LA NACION
·2  min de lectura

Una de las máximas del deporte automotor afirma que las carreras se terminan cuando se baja la bandera a cuadros. El piloto brasileño André Veríssimo hizo caso omiso a la sentencia y festejó antes de tiempo. El fatídico resultado fue que perdió la victoria en el último instante.

La Navidad de Lionel Messi: así es el jet privado en el que viajó a Rosario junto a Antonela Rocuzzo y sus hijos

En la octava y última fecha del Superbike de Brasil, disputada en el Autódromo de Goiania, Verissimo levantó los brazos en la recta final antes de cruzar la meta y terminó en el tercer puesto del podio.

Un piloto de Superbike celebró prematuramente y terminó terceroUn piloto de Superbike celebró prematuramente y terminó tercero

En el último giro, Verissimo ingresó en la recta, se paró sobre la moto y levantó sus brazos. Pero no se percató de que sus rivales estaban cerca. Cuando se dio cuenta de la situación, ya era tarde. Osvaldo Filho (Team Duende) y Marcelo Skaf (Racer X) lo superaron antes del final y tuvo que conformarse con completar el podio.

El corredor brasileño, del equipo Paulinho Superbikes, hizo una gran carrera. Partió desde la pole position y controló todas las acciones desde la punta de la competición. Tal vez, la tranquilidad que tuvo en las 10 vueltas que duró, y la diferencia que le sacó a sus perseguidores, lo llevó relajarse. Y lo que era un triunfo asegurado para terminar la temporada de la mejor manera, fue un tercer lugar con sabor a poco.

Las imágenes del insólito final se viralizaron en las redes sociales y Verissimo se hizo conocido en todo el planeta por perder una victoria que tenía asegurada. Más allá del papelón y de quedarse sin el triunfo, el motociclista brasileño ganó el campeonato de su divisional donde acumuló un total de 150 puntos contra 134 de Bruno Corano.

El Superbike brasileño tiene varias categorías y en la clase Evolution corren las motos Honda CBR 1000RR, BMW S1000R, ZX-10R, Yamaha R1 y Ducati Panigale. Los competidores deben ser mayores de 15 años y la inscripción es de 15.000 reales anuales. Compiten motos de calle modificadas para la carrera, a diferencia de los prototipos que disputan el Campeonato Mundial de Motociclismo donde está la categoría reina de las dos ruedas, el MotoGP.

Alejandro "Papu" Gómez aclaró el incidente con la televisión italiana

La lección más importante que aprendió Verissimo del incidente, es que nunca más levantará los brazos antes del final porque las carreras se terminan cuando se baja la bandera a cuadros.