Un piloto francés, en coma inducido tras una caída en el Dakar

Sergio Lillo
·2  min de lectura

Pierre Cherpin, de 52 años, se encuentra en coma inducido tras una caída sufrida este domingo en el km 178 de la especial de Ha'il a Sakaka (primera parte de la Maratón) sobre las 13.00 hora local.

El francés, que competía en su cuarto Dakar, tras tres participaciones en Sudamérica en 2015 (abandono), 2012 (84º) y 2009 (103º) fue trasladado al hospital de Sakaka, después de ser asistido inicialmente por Chaleco López, tercero en la general de SSV, antes de la llegada del helicóptero médico de ASO.

Cherpin fue operado de urgencia por un equipo de neurocirujanos para reducir un "gran hematoma extradural", según comentaron su mujer, Magali, en su página oficial de Facebook esta tarde. La operación concluyó a las 18.00 CET y se pudo reducir el hematoma de la parte trasera de su cabeza.

También lee:

Al Attiyah se acerca a Peterhansel con su 40° victoria de etapa Cornejo gana la etapa 8; Price resiste con una rueda dañada

"Sus constantes son buenas y las 24-48 horas nos permitirán saber más del efecto que ha causado en el cerebro. Está ahora mismo en cuidados intensivos y le realizarán más pruebas de imagen en las próximas horas para ver la evolución", añadió en una publicación posterior.

El francés sufrió un neumotórax, provocado por varias costillas rotas, y se le ha inducido al coma para preservar al máximo sus órganos, principalmente el cerebro.

A las 7.40 de la mañana del lunes 11 de enero, una nueva publicación en su página de Facebook realizada por su mujer aseguraba que el francés había pasado la noche "sin complicaciones" y que en las próximas "24-48 horas se le despertará gradualmente".

"Soy un aficionado, no voy allí para ganar o subir al podio, sino para vivir una aventura, para descubrir paisajes que nunca habría tenido la oportunidad de ver. En 2015 en Bolivia, tenía mucho frío, sufrí mucho. Aunque decidiera volver, sé que a menudo me digo a mí mismo: "¿Qué diablos haces aquí?", pero todo es emocionante: conducir una moto de carreras, vivir tu pasión y participar en este evento como ningún otro", comentaba el galo antes de la carrera.

"En el Dakar, se llega a conocer a uno mismo, se necesita mucha fuerza mental y mantener la cabeza fría para llegar a la meta. Es como dirigir una empresa: nunca estás seguro del día siguiente y tienes que adaptarte constantemente a las incertidumbres".

Cherpin marchaba 77º de la general con su Husqvarna 450 y era 22º en la categoría Original by Motul (Malle Moto).