Phil Mickelson: el cincuentón que sorprende en el PGA Championship y desafía el tiempo

·4  min de lectura
Phil Mickelson pega en el hoyo 7; el hambre de gloria intacto para el zurdo, que sigue alimentando su palmarés de 5 majors y 44 títulos de PGA en total
Chris Carlson

Incombustible, siempre vigente y competitivo. Phil Mickelson está decidido a prolongar su vida útil como golfista y lo demuestra en el PGA Championship, que en la cancha más larga de la historia de los majors -7876 yardas- y en una jornada con ráfagas implacables ofrece batalla desde la punta. No importan los achaques físicos y que el 16 de junio cumpla 51 años: su hambre de gloria permanece intacto y figura en lo más alto del leaderboard, con 69 golpes (-3) en la segunda vuelta y un total de 139 (-5). El otro líder en el campo de Kiawah Island, Carolina del Sur, es el sudafricano Louis Oosthuizen (68, -4), que perdió un golpe en el último hoyo de su recorrido y, con el bogey, igualó la línea del sorprendente cincuentón.

Emiliano Grillo: “No estoy en el golf para ser uno más del montón”

Será difícil que pueda sostenerse en una contienda ante muchos jugadores a quienes duplica en edad, pero el zurdo de San Diego ya coquetea con los libros del golf: por ahora, el jugador más viejo en consagrarse en un major es el norteamericano Julius Boros, que se adjudicó el PGA Championship de 1968 con 48 años, 4 meses y 18 días. Pero allí asoma el gran protagonista del día, un verdadero escapista que realiza sus swings con el perfil cambiado y que sabe perfectamente lo que significa ser campeón. Nada menos que 44 títulos en el PGA Tour, entre ellos cinco torneos grandes, lo ubican como uno de los mejores golfistas de todos los tiempos. Es más: en sus primeras incursiones en el Champions Tour de veteranos, en 2020, ya se llevó dos torneos. Por eso es que Mickelson es un apellido asociado siempre con el éxito.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Admite que el control de sus nervios disminuyó, pero se resiste a abandonarse y justificarse en su vejez. “Estoy trabajando en eso”, asegura, y deja caer una reflexión interesante: “Vengo progresando cada vez más en busca de alargar mi focalización. Podría intentar jugar 36 o 45 hoyos en un día y tratar de concentrarme en cada golpe, para que cuando salga y juegue 18, no parezca que es tanto. Incluso intentaría prolongar mis tiempos de meditación, pero uso mi mente como si fuera un músculo para expandir. A medida que envejezco, me resulta más difícil mantener un enfoque nítido, una buena visualización y ver el tiro. Aunque físicamente siento que puedo pegar los golpes que he acertado a lo largo de mi carrera”.

Mickelson puede sucumbir este fin de semana, pero garantizará la intención de seguir luchando y no desvanecerse en el camino. La segunda vuelta fue una prueba cabal de su instinto de supervivencia y recuperación. Salió por el 10 y en esos últimos nueve hoyos del trazado anotó tres bogeys y un birdie. Sin embargo, en su trayecto de vuelta solo celebró birdies: acertó en el 2, 4, 5, 7 y 9, una racha inspirada que le dio el gran envión. “Todo esto viene siendo muy entretenido, embocar ese último putt en el hoyo final de mi vuelta y el apoyo de la gente fue genial”, relató el ganador del PGA Championship 2005, que no termina en un top 10 de un certamen de Grand Slam desde el Abierto Británico de 2016, donde fue subcampeón en Royal Troon detrás del sueco Henrik Stenson.

Phil Mickelson pega en el hoyo 15 durante una segunda vuelta en Kiawah Island que lo ilusiona y lo dejó puntero
David J. Phillip


Phil Mickelson pega en el hoyo 15 durante una segunda vuelta en Kiawah Island que lo ilusiona y lo dejó puntero (David J. Phillip/)

Sam Snead, en 1966, fue el último jugador 50 años o más en liderar un torneo grande. “La idea era llegar al fin de semana con una oportunidad y me estoy divirtiendo mucho”, se alienta Mickelson, perseguido a un golpe por Brooks Koepka, un jugador muy curtido en grandes certámenes (ganó dos US Open y un PGA Championship entre 2017 y 2018); sin dudas, uno de los grandes candidatos en contraposición de Dustin Johnson, el Nº 1 del mundo, que quedó eliminado del torneo luego de un total de 150 (+6).

Mientras tanto, Emiliano Grillo redobló esfuerzos para compensar su mal primer día y tuvo su recompensa: un birdie en el hoyo final (el 9) y con viento a favor le permitió seguir en el certamen al alcanzar el corte clasificatorio con lo justo. Logró el par de la cancha (72) y, con un total de 149 (+5), seguirá jugando el fin de semana en el espectacular diseño de Alice y Pete Dye, a orillas del océano Atlántico. Un escenario que continuará complicando a los jugadores y desafiará el entusiasmo del veterano Mickelson.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.