"Perdimos nuestro momento y Mahomes hizo la diferencia", dice Kyle Shanahan

Agencia EFE
EFE

Miami (EE.UU.), 2 feb (EFE).- El joven entrenador en jefe de los 49ers de San Francisco, Kyle Shanahan, tras la derrota sufrida por su equipo (20-31) ante los Chiefs de Kansas City en el partido del Super Bowl LIV, admitió que no supieron mantener la concentración en el momento decisivo del partido.

"Desafortunadamente perdimos nuestro momento, y además nuestros rivales hicieron una excelente segunda mitad del partido", declaró Shanahan al concluir el encuentro que se disputó el domingo por la noche en el Hard Rock Stadium de Miami.

Los 49ers, que buscaban igualar el número de títulos de campeones que tienen los Patriots de Nueva Inglaterra, perdieron una ventaja en el tercer cuarto, y en el último lapso fueron totalmente superados ante la brillantez del mariscal de campo de los Chiefs, Patrick Mahomes, y su defensa, que fue más agresiva.

"Pudimos hacerlo, estaba en nuestras manos porque logramos buenas jugadas, supimos imponernos, pero desafortunadamente perdimos nuestro momento", reiteró Shanahan, a quien se le notaba molesto por la derrota durante la rueda de prensa posterior al partido.

Shanahan, de 40 años, reconoció que cuando llegaron al cuarto periodo y ventaja de 10-20, en ningún momento se les pasó por la cabeza que podían perderlo.

"No teníamos para nada la idea de perder el partido porque lo estábamos controlando", explicó Shanaham. "Pero ellos (los Chiefs) tuvieron un gran cuarto periodo, supieron jugarlo y nos remontaron".

A pesar de su molestia por la derrota, Shanahan mostró cortesía y reconoció que "Mahomes jugó excelente, pudo conseguir el triunfo, no podemos quitarle mérito".

Agregó que "perdimos la oportunidad de hacernos del título, jugamos bien la primera mitad, pero en la segunda ellos nos superaron, fue cuando perdimos nuestro momento y no pudimos recuperarlo".

Sin la pérdida de concentración y estrategia que sufrieron esta vez, y manteniendo la presión en la defensa y la ofensiva en lugar de ganar tiempo al reloj, los 49ers, campeones de la Conferencia Nacional (NFC), podrían estar celebrando ahora lo que hubiese sido su sexto título del Super Bowl.

Los 49ers habían ganado el trofeo Vince Lombardi en los Super Bowls de 1982, 1985, 1989, 1990 y 1995, además de haber estado también en el del 2012 cuando lo perdieron contra los Ravens de Baltimore.

"No me preocupan las estadísticas, ni las marcas, sino los triunfos colectivos y esta noche no los conseguimos, por lo tanto hablar de un sexto título ya no tiene sentido", comentó Shanaham, que ya había hecho historia al ser el único entrenador en jefe de la NFL que como hijo de otro entrenador había llegado al Super Bowl.

Su padre, Mike, no solo llegó al Super Bowl sino que lo ganó dos veces de manera consecutiva, en 1997 y 1998, con los Broncos de Denver.

"Ahora no pienso en nada más que perdimos un partido que teníamos bajo control", admitió Shanaham. "Sin embargo, también me siento satisfecho de que dejamos claro, que nosotros tenemos un excelente equipo y muy buenos jugadores, la prueba está en el duelo tan cerrado que protagonizamos", agregó.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación