Perú-Argentina: Ricardo Gareca y sus historias cruzadas, el N° 9 que tuvo su premio de Mundial como entrenador

Christian Leblebidjian
·7  min de lectura
El 5 de octubre de 2017, como DT de Perú vs. la Argentina de Jorge Sampaoli; fue empate 0-0, en la Bombonera, por las eliminatorias
Fuente: Archivo

No es un buen momento el de Ricardo Gareca en la selección de Perú. Quizás el de mayor incomodidad desde que asumió el 2 de marzo de 2015. Lleva seis partidos sin ganar y, hasta ahora, teniendo en cuenta las proyecciones, su equipo apenas consiguió un punto de los 9 que disputó por las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar 2022. Empató en la primera fecha a seis minutos del final ante Paraguay, como visitante 2-2, con un gol de André Carrillo; luego perdió con Brasil 4-2 como local y también cayó en la tercera fecha con Chile, en Santiago, 2-0. Es cierto que el rendimiento del equipo no fue tan bajo, que hasta le dio un dolor de cabeza al seleccionado de Tité, pero este martes tendrá la oportunidad, ante la Argentina, en Lima, de conseguir su primer éxito en el certamen. Justo un Tigre Gareca que tiene muchas historias cruzadas entre Perú y la Argentina.

"No es el arranque esperado. En nuestra condición de local, ahora es importante sumar en el próximo partido contra la Argentina. Tenemos que ganar para no alejarnos tanto", dijo Gareca en la conferencia de prensa posterior a la derrota con Chile. Perú hoy está octavo en la tabla de las Eliminatorias, sólo por delante de Venezuela y Bolivia, que no sumaron puntos hasta el momento.

Perú-Argentina: horario, TV, formaciones y cómo ver online el partido por las eliminatorias para el Mundial Qatar 2022

Pero los lazos entre Gareca, nacido el 10 de febrero de 1958, y los seleccionados argentino y peruano comenzaron a escribirse el 30 de junio de 1985. Las sensaciones al recordar aquel día se le entremezclan. Es que hizo estremecer al estadio Monumental con el gol que marcó para que la Argentina empate 2-2 ante Perú y con ello conseguir un pasaporte al Mundial de México 86. Reconoció Gareca, tiempo después, que ese gol fue importante en su carrera, aunque luego recibió el golpe por haber quedado fuera de la convocatoria de Carlos Bilardo para el Mundial que ganaría la Argentina. El remate potente de Passarella y el rebote de Eusebio Acasuzo, todavía están en la retina del Tigre, con ese toque final para el 2-2 que le dio al seleccionado la clasificación. No pudo ir a una cita mundialista como jugador ni con César Luis Menotti ni con Bilardo, pero tendría revancha como DT.

En octubre de 2016 se enfrentó por primera vez contra la Argentina como entrenador de Perú frente al equipo dirigido, en ese entonces, por Edgardo Bauza: "Hay que ganar el partido, más allá de la situación en la que estamos envueltos, uno tiene que ganar el partido sabiendo que hay que trabajarlo, creo que estamos en condiciones desde el punto de vista de los talentos de nuestros jugadores. Tenemos argumentos para ganar el partido", dijo en la previa de ese encuentro que finalizó 2-2. Los goles peruanos los anotaron Paolo Guerrero y Christian Cueva, mientras que los argentinos los convirtieron Ramiro Funes Mori y Gonzalo Higuaín. Ahora podría decir lo mismo. El talento peruano pasa por un buen momento y está en condiciones de enfrentar a la Argentina de Lionel Scaloni de igual a igual, aunque los resultados no hayan acompañado tanto.

El 2 de octubre de 2017, Gareca en un entrenamiento con Perú antes de enfrentar a Argentina por eliminatorias
Fuente: Archivo

¿Qué siente Ricardo Gareca al enfrentarse con la selección argentina? "Sabía que podía ocurrir desde que acepté dirigir a Perú. Entonces asumí el compromiso con total profesionalidad. Pero no son partidos cualquiera, obvio", contaba en 2017, antes de empatar 0-0 en la Bombonera en otro cruce por Eliminatorias.

Javier Mascherano: se va el futbolista que hizo de la camiseta de la selección su segunda piel

Uno de sus grandes logros como director técnico fue haber clasificado a Perú para el Mundial de Rusia después de 36 años. Un sprint de 21 puntos sobre 33 en juego, la resolución del TAS como aliado en el fallo del partido con Bolivia -había terminado en derrota- le ofrecieron esa oportunidad a la que se aferraba: jugar el repechaje con Nueva Zelanda, una serie que se definió con un 2-0 en Lima.

El 7 de junio de 2018, Ricardo Gareca en un entrenamiento con Perú en Austria
Fuente: Archivo

"Me está tocando vivir una situación inédita porque todo lo que ha ocurrido despertó una gran ilusión a nivel país. La gente es muy agradecida. Pasaron tantos años sin participar de un Mundial. Quizá tanto afecto se deba a la trascendencia de trabajar en una selección, aquí la repercusión es a nivel nacional. Bueno, algo así nunca me ha tocado. Después, sí, hay lugares donde también me he sentido muy querido, como en Vélez, en Talleres. Pero aquí hay un país detrás", le dijo a LA NACION tras el logro.

Gareca y la situación social de Perú

En la cita mundialista fue eliminado por Francia -derrota 1-0 ante más de 20.000 peruanos en el Ekaterimburgo Arena, por el Grupo C-, que luego ganaría el título. Y también haber llegado a la final de la Copa América 2019 que perdió ante Brasil por 3-1. Por eso en Lima lo quieren como un 'Dios' al Tigre.

El 13 de octubre de 2020, Ricardo Gareca y su nuevo look vs. Tité y Brasil; Perú cayó por 4-2 y el técnico argentino buscará una reacción este martes ante el equipo de Scaloni
Fuente: Archivo

En junio de 2020, le preguntaron por las cualidades del jugador peruano y por qué sentía que estaba triunfando en Perú. Y, en una nota con Clarín, Gareca respondió: "Nosotros estamos convencidos de la calidad del jugador peruano. ¿Me preguntás si me alcanza para sustentarlo? Hay algunos agregados. Había algo insertado en el aire: que el jugador peruano es débil físicamente y endeble de la cabeza, pero eso no es así. Lo que es endeble es el mensaje. Cuando uno se para frente al jugador y no tiene argumentos, tenés pocas posibilidades. Pero si tenés fundamentos, el jugador sudamericano es ganador, confiable, muy buscado por todos los continentes, que se abre camino solo. Y me baso en eso. Por ahí no es un argumento extenso, pero a mí me funciona de esa forma".

"Mejorar la seguridad defensiva"

Hubo un momento en donde Gareca se sintió con posibilidades de ser DT de la selección argentina. Fue tras el Mundial de Rusia 2018 y luego del despido de Jorge Sampaoli, cuando se había vencido su contrato con Perú y la renovación no se había definido tan rápido, incluso su nombre se mencionó en las oficinas de la AFA. "Que te nombren siempre es gratificante, pero sólo voy a decir eso", avisaba el Tigre. Pero el plan de Claudio Chiqui Tapia finalmente fue otro: Lionel Scaloni. Gareca solo hubiera desoído a Perú por la Argentina. Con ese criterio, desechó los acercamientos de Colombia (en caso de que no continúe José Pekerman) y Paraguay.

El 15 de noviembre de 2017, Gareca y un hecho histórico: venció a Nueva Zelanda 2-0 en el repechaje y logró la clasificación para Rusia 2018 de un seleccionado peruano después de 36 años
Fuente: Archivo

Y cuando le volvieron a preguntar tras perder la final de la Copa América 2019 ante Brasil, Gareca ahí fue terminante: "Tengo un gran respeto por mi país, un gran cariño por Argentina, pero tengo un contrato con un país que me ofreció todo, que me dio todo, y debo seguir adelante con ese contrato. Y más allá de cualquier situación que se pueda presentar, estoy acostumbrado a respetar mis contratos, tengo un gran compromiso con Perú. Tengo contrato hasta 2021 y si clasificamos al próximo Mundial, se extiende".

Ricardo Gareca siempre fue un personaje querido en el ambiente del fútbol. Su estilo de conducción simple pero serio, su manera de ser como DT -cercano y distante al mismo tiempo- con los jugadores, lo ubicó en un sitio de respeto unánime. Se lo mencionó un par de veces para dirigir a la selección argentina, también a Boca y River, pero él (a los 62 años) no acelera los tiempos. Y disfruta estando en Perú, aunque el juego mantenga las presiones y los últimos resultados no hayan acompañado como él hubiera pretendido.