El último cruce de cables de Pepe: se pelea con un compañero del Oporto

TresB
·4  min de lectura

A sus 37 años, Pepe da los últimos pasos de su carrera en el Oporto, club con el que tiene contrato hasta 2023, y no ha perdido ni un ápice del complicado carácter que demostró durante su etapa en el Real Madrid. Su último cruce de cables lo ha tenido este 25 de enero justo al finalizar el partido de su equipo con el Farense en la Primeira Liga de Portugal.

Pepe se pelea sobre el césped con su compañero del Oporto N'Diaye. (Foto: Sport TV).
Pepe se pelea sobre el césped con su compañero del Oporto N'Diaye. (Foto: Sport TV).

Justo después de la finalización del encuentro, en el que el Oporto se impuso por 1-0, el central portugués se acercó a saludar a su compañero Loum N'Diaye y este le dijo algo que no le gustó. A partir de ahí comenzaron a empujarse y a soltarse manotazos mientras se gritaban el uno al otro.

La pelea llegó a tal punto que sus compañeros del Oporto y hasta el árbitro tuvieron que acercarse para separarlos y que la cosa no fuera a más.

Tras el partido, Sérgio Conceição, entrenador del Oporto, intentó quitarle hierro al incidente. “Es un episodio que no es bonito de ver, pero ocurre en el fútbol. Para resolver la situación, que está prácticamente resuelta, estoy yo y el grupo de trabajo. No hay ningún problema”, declaró.

Uno de los implicados, N'Diaye, se disculpó a través de su cuenta de Twitter. “Me gustaría pedir disculpas a todos los fans del Oporto por el desafortunado incidente que ocurrió esta noche. Nunca debió haber pasado. Pepe es un hermano mayor y aprendí mucho de él. A veces, el deseo de ganar en un partido hace que sucedan cosas desafortunadas de un lado o del otro. Siempre he sido un modelo de disciplina y devoción por el club y pretendo mantenerlo así”, escribió.

El que no se ha pronunciado es Pepe, que, como decíamos, ha sufrido varios cruces de cables durante su carrera, especialmente cuando era jugador del Real Madrid. El más recordado fue en un partido de La Liga ante el Getafe en 2009. El central portugués cometió un penalti sobre Javier Casquero y posteriormente perdió la cabeza por completo y se lio a patadas con él. Posteriormente le dio un pisotón y también soltó un puñetazo en la cara a Albín. Recibió 10 partidos de sanción.

Otro de los ataques de furia más recordados del internacional luso tuvo lugar en un Clásico frente al Barcelona en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey 2011-12. Pepe pisó a Messi en la mano en un momento en el que el argentino estaba en el suelo después de haber sufrido una falta. La acción quedó sin castigo porque no fue vista por el colegiado.

Momento del pisotón de Pepe a Messi durante un Clásico de 2012. (Foto: Movistar).
Momento del pisotón de Pepe a Messi durante un Clásico de 2012. (Foto: Movistar).

Antes de propinar el pisotón a Messi el portugués ya tenía una tarjeta amarilla y también había sido captado por las cámaras fingiendo una supuesta agresión de Cesc.

Muchos aficionados recuerdan igualmente las agresiones a Lisandro López y a Cissokho durante un duelo de la Champions League ante el Lyon en 2011. En aquel partido solo vio una tarjeta amarilla.

Uno de sus últimos cruces de cables antes de la pelea con su compañero este 25 de enero ocurrió esta misma temporada en el partido de la fase de grupos de Champions entre el Manchester City y el Oporto. Tras una acción con Sterling, el inglés cayó al suelo y Pepe se lo recriminó de muy malos modos. Sin el balón en juego, comenzó a gritarle a la cara y le propinó un rodillazo que dejó tendido al delantero citizen.

Sin duda, se trata de uno de los mejores centrales del mundo de los últimos tiempos, pero su carrera se ha visto empañada demasiadas veces por sus acciones violentas.

Más historias que te pueden interesar: