"El peor 9 de la historia": Franco Soldano ante las críticas, entre el humor y la realidad en Boca

LA NACION
·5  min de lectura

Tras la partida del goleador Darío Benedetto en agosto de 2019, Boca salió al mercado e incorporó a Franco Soldano. El delantero cordobés llegó desde Olympiakos de Grecia como una alternativa de recambio para la delantera, pero rápidamente comenzó a ganar terreno en el equipo titular, tanto con Gustavo Alfaro como con Miguel Ángel Russo en la dirección técnica. Ahora, después de un año y medio en el club, su nombre quedó en el foco al iniciarse el mercado de pases: aunque le quedan seis meses a préstamo y todo parece indicar que los cumplirá, se dispararon rumores sobre una posible desvinculación. A pesar de eso, y a la espera de volver este miércoles a los entrenamientos, el atacante lo vive con tranquilidad.

"Cuando llegue a Boca era el tercer delantero, a la semana jugué con Aldosivi y después el primer clásico. No sé si estaba preparado, pero tuve que hacer el click. Es una responsabilidad enorme vestir la camiseta del club más grande de Argentina", contó Soldano en diálogo con TyC Sports y dejó en claro que no tiene dudas sobre su futuro: "No tuve charlas con nadie, me siento respaldado por mis compañeros y el cuerpo técnico, me siento querido".

Con tres tantos en 33 partidos, su figura fue foco de críticas por la falta de gol del equipo en la Copa Libertadores (marcó solo tres en los seis partidos eliminatorios), pero el delantero es cauto a la hora de analizar lo que fue el rendimiento colectivo e individual. "No considero que a Boca le haya faltado gol. Yo soy muy autocritico, sé que tuve opciones de gol que no pude concretar. Es mi responsabilidad, pero tampoco considero que tuve tres o cuatro situaciones por partido porque la forma de jugar del equipo me pedía otra cosa", destacó, y agregó: "Gané dos de los tres torneos que jugué y parezco el peor 9 de la historia. Yo no soy Palermo, ni Benedetto ni Wanchope. No soy un goleador, soy un delantero con gol. A mí me fueron a buscar sabiendo lo que podía dar".

Acerca de su forma de jugar, Soldano, quien tiene el préstamo extendido hasta fines de junio y una opción de compra de cinco millones de euros por su pase, explicó: "Todos los que juegan alrededor míos son cracks, no les puedo cambiar la forma de jugar. Al contrario, creo que una de mis virtudes fue adaptarme al juego de ellos. No creo que en Boca haya jugado solamente por correr, si el análisis es ese me parece muy bajo. Siempre que el delantero no convierte es mal visto. Y cuando se pierde está todo mal e incluso cuando se ganó, también. pero pasa por ser el nueve de Boca. Yo me voy feliz cuando ganamos y me toca la chance de hacer un gol, y me voy recaliento cuando tengo una chance y no puedo marcar".

Luego, agregó: "Hay críticas que dan risa. Dicen: 'Soldano no llega al área' y hay que correrlo a Seba Villa, jaja. Mi forma de juego siempre fue igual, me parece cómico tener que aclararlo. No llegué a Boca y cambié. Y me parecería raro hacerlo porque es la manera en la que llegué. Hay cosas de delantero que las tengo que corregir, como atacar más a los rebotes del arquero... pero después hay jugadas que como delantero hago movimientos para liberar espacios".

Por otro lado, el delantero de 26 años también comparó el juego de Boca con lo que vivía en Unión, club en el que dio el gran salto como profesional y en el que jugó 98 partidos con 23 goles antes de emigrar a Grecia. "Es imposible comparar. Los jugadores y los equipos son distintos. Hoy las características de Villa y Salvio, que juegan por afuera, son distintas, a los dos les gusta muchísimo el gol. En Unión me tiraban 50 centros por partido, hoy no pasa. Hay pocas jugadas en las que se me ve bien de centrodelantero, no es una característica mía", explicó, y agregó: "Yo siempre traté de apoyarme en la confianza y el trabajo que venía haciendo, me enseñaron a pensar en para quién juega uno y juego para mis compañeros y el entrenador, y si mi trabajo era redituables para ellos iba a hacerlo".

Además, también hizo una pequeña comparación con Rafael Borré y Matías Suárez, los atacantes de River: "Para mí ninguno de los jugadores de River son centro de área, los dos se mueven por afuera. Barcelona también juega sin nueve. se va variando y modificando mucho, y en el plantel tenemos a Wanchope (Abila) si Russo quiere utilizar un número nueve".

A partir de este miércoles, Boca iniciará su pretemporada de cara a lo que será la nueva Copa Diego Maradona que se iniciará en febrero y la Copa Libertadores que comenzará en abril. Y Soldano seguirá siendo una de las cartas del entrenador. "Tengo 26 años, me considero un jugador todavía joven y estoy en pleno aprendizaje, todas estas cosas me hacen crecer. Somos once jugadores y no creo que nos haya ido mal en los colectivo para cambiar muchas cosas", cerró.