La pelota inteligente, para desterrar los goles fantasma

ZÜRICH, Suiza.- Un pequeño anuncio; un gran paso para el fútbol mundial. Eso hizo la FIFA mediante un parte de prensa: luego de años de debate y varios goles fantasma que minaron la reputación del deporte más popular de todos, la entidad que comanda el suizo Joseph Blatter se rindió ante las evidencias y anunció que en la Copa Confederaciones a disputarse en Brasil en el mes de junio se utilizará un detector automático de goles.

"Después de su exitosa implementación en el Mundial de Clubes de Japón 2012, la FIFA ha decidido que la tecnología de detección de goles sea utilizada en la próxima Copa de las Confederaciones de Brasil y en el Mundial 2014", reza el comunicado publicado por la FIFA en su página web. "Para ello, se instalará un sistema en cada estadio que se someterá a pruebas de un instituto independiente y, antes de cada partido, los árbitros comprobarán su funcionamiento", amplió el texto.

De cara a la Copa de las Confederaciones, la FIFA también publicó ayer los requisitos técnicos que deberán cumplir las empresas que se postulen para prestar el servicio. Ya hay dos proveedores que están aprobados y otros que, se estima, conseguirán su acreditación para brindar el servicio en los próximos días. Todas las compañías que sean aprobadas serán invitadas a visitar los estadios en los que se jugará la Copa Confederaciones y, más tarde, se realizará la elección del proveedor. La FIFA estima que el nombre de la empresa que ganará el contrato se conocerá a principio de abril.

Las características del sistema instrumentado dependerá del nombre del proveedor elegido por la FIFA. Hasta hoy, el Ojo de Halcón, que usa cámaras y se emplea en los partidos de tenis, y el Goal Ref, que incluye sensores magnéticos en los arcos para detectar cuando el balón traspasa la línea, son dos de las posibilidades.

La introducción de la tecnología actualiza un debate interminable en la entidad que rige el fútbol mundial. Michel Platini, presidente de la UEFA, es un acérrimo enemigo del uso de herramientas externas al deporte. "Estoy en sí en contra de la tecnología", había admitido el ex futbolista galo en la Copa de Europa celebrada el año pasado en Ucrania y Polonia.

Hasta ayer, el suizo Blatter se mostraba reacio a aceptarla. Quizás el gol fantasma del inglés Frank Lampard en el mundial de Alemania haya servido para que el presidente de la FIFA recapacite. Todo el mundo vio cómo la pelota ingresó en el arco que defendía Manuel Neuer. Pero el árbitro uruguayo Jorge Larrionda no validó la conquista.

"Si se necesita ayuda, hay que implementarla. En la FIFA tuvimos claro que lo que pasó en 2010 no puede repetirse", reconoció Blatter en un cable de la agencia alemana DPA. El manager del seleccionado germano, Oliver Bierhoff, amplió: "No hay nada en contra de un sistema que funcione. Como deportistas, lo aceptaremos, porque es lo justo. Otros deportes, como el tenis, tienen ya esta tecnología. Lo importante será su funcionalidad. Si se la asegura, lo veo positivamente", dijo el ex goleador.

Resta saber cómo tomarán los árbitros la decisión de la FIFA. "La tecnología debe ser bien recibida por el mundo del fútbol en la medida que no distorsione la dinámica del juego o el espíritu de las reglas. Y sólo debería emplearse para situaciones muy puntuales, como las que piensa instrumentar la FIFA en la Copa del Mundo", opinó el ex árbitro argentino Ángel Sánchez.

Ante el temor de un papelón semejante al de 2010, la FIFA se actualizó. El tiempo dirá si el empleo de la tecnología será "para el bien del juego", como reza su slogan.

Antecedentes en otros deportes

El tenis y el rugby, pioneros en los avances tecnológicos

El Ojo de Halcón

El sistema se usa para determinar el lugar exacto del pique de una pelota de tenis. Mediante una red de cámaras de alta velocidad, se envían los datos de la trayectoria de la pelota a una computadora, que compara miles de itinerarios posibles de la pelota y establece el lugar del pique.

El Video-Ref

El sistema se usa en el rugby desde el mundial de 2003, y fue estrenado en la última temporada del rugby de Buenos Aires. El video-ref no se usa para infracciones disciplinarias, sino sólo para determinar si una jugada fue o no try. El árbitro detiene el partido y habla por un intercomunicador con un asistente, que ve la jugada en un monitor y da su veredicto.