Sánchez alienta el orden en Europa y el caos en España

Asier Martiarena
·3  min de lectura
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Photo by R. Rubio – POOL/Europa Press via Getty Images)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Photo by R. Rubio – POOL/Europa Press via Getty Images)

Que ningún gobierno nacional o autonómico tenía instrucciones para hacer frente a la pandemia queda fuera de toda duda. Pero nueve meses después del estallido de la crisis de la covid-19 en España, sorprende la cantidad de contradicciones en las que siguen incurriendo algunas administraciones dificultando la forma de proceder de la ciudadanía.

Es el caso del Ejecutivo central presidido por Pedro Sánchez que, en las últimas horas, ha apelado a la necesidad de consenso de la Unión Europea antes de decidir si cesa las conexiones aéreas con el Reino Unido, y como ya habían hecho países miembros como Italia, Países Bajos o Bélgica muchas horas antes de que España anunciase este lunes la medida, tras detectarse una variante de la covid con una capacidad de transmisión un 70% mayor que la anterior.

La postura de Moncloa en la que abogaba por el consenso comunitario fue oficializada anoche por su equipo de prensa que, por medio de un comunicado difundido por Televisión Española, informó sobre su solicitud a la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, y al presidente del Consejo europeo, Charles Michel, de establecer una "respuesta comunitaria" frente a la nueva situación. Con este movimiento Sánchez trataba de calmar las críticas de gobiernos regionales como el presidido por Isabel Díaz Ayuso en Madrid que en todo momento ha fijado al aeropuerto de Barajas como puerta de entrada del virus.

Por no hablar de Gibraltar, ya que la frontera con el peñón continúa abierta.

La petición de consenso del Gobierno en materia continental contrasta con la política establecida de puertas hacia dentro en donde el caos reina entre la población que no sabe muy bien a qué atenerse. Así, dependiendo de si se vive -o si se pretende viajar- estos días País Vasco, Galicia, Madrid o Valencia, se tiene unas limitaciones diferentes en materia de apertura y cierres de hostelería, toques de queda o limitaciones de aforo. Por no hablar de los cierres perimetrales o la documentación necesaria para poder justificar un viaje.

Así, mientras se permite la entrada y salida de Aragón o País Vasco, en la Comunidad valenciana se ha eliminado tal flexibilización y no se permitirá la entrada ni salida de la autonomía para encuentros entre allegados ni familiares durante las fiestas.

Por no hablar de la duración de las sobremesas. Si se vive en Madrid, el toque de queda en Nochebuena y Nochevieja se retrasa a las 01.30 horas, pero en Extremadura será una hora antes, a las 00.30 horas.

En Tenerife se habla de cierre perimetral, pero finalmente tanto los turistas como los no residentes podrán desplazarse a las islas en Navidad. Y decimos bien Tenerife y no las Islas Canarias en su conjunto, ya que cada una de ellas tiene sus propias medidas.

¿Por qué Sánchez busca el orden en Europa y alienta el desorden en España? Probablemente por evitarse más enfrentamientos en fechas señaladas, pero la personalización de las restricciones hace que España, además de un coladero para el trasvase de virus, sea una ‘escape room’ gigante con 46,9 millones de participantes.

En vídeo | Varios países europeos prohíben volar al Reino Unido por la nueva cepa del virus

Más historias que te pueden interesar: