Pedri, la joya de Barcelona que le cambió la cara a Lionel Messi y podría tentarlo a continuar en el club

LA NACION
·5  min de lectura

El juego de las tentaciones ya está en marcha. El menú es encantador, la propuesta interesante y el máximo objetivo se llama Lionel Messi. Aunque el argentino no es el actor principal de la historia, aunque sí podría entenderse que tiene ese papel. Lo concreto es que en España se preguntan, ante un escenario que parece mostrar al rosarino cada día más afuera de Barcelona y de La Liga, si no es el niño Pedri la clave para que Messi recupere la ilusión de seguir siendo un culé. Si no es el joven canario el antídoto para espantar a la avanzada de PSG.

Tiene 18 años recién cumplidos, las comparaciones con Andrés Iniesta son inevitables, y la química entre Pedri (Pedro González López) y Messi no deja de crecer. Dos asistencias de lujo, aunque parezca un detalle (ante Valladolid y Atlético de Bilbao), le decoraron la cara con una sonrisa al argentino, que solía desandar las canchas en cada partido con un gesto adusto. En España aseguran que el rosarino se divierte con este chico como lo hacía cuando tenía a Luis Suárez dentro de la cancha.

Lionel Messi: "No sé si me iré de Barcelona, y si me voy me gustaría que fuera de la mejor manera"

En Mundo Deportivo y en Sport, dos medios españoles muy vinculados a Barcelona, se preguntan si Messi está seguro de no seguir jugando al lado de Pedri, si no quiere acompañarlo hacia su explosión definitiva, así como lo hizo Ronaldinho con él cuando comenzó a florecer en el primer equipo de Barça. En el diario Marca, aseguran que se despertó la "Pedrimanía" en Barcelona.

Este chico que surgió de la UD Las Palmas está bajo la lupa como la mejor versión de Andrés Iniesta, por eso algunos medios fueron a buscar al descubridor de Iniesta, Albert Benaiges, para que habla acerca de las similitudes entre los dos futbolistas: "La primera vez que vi a Pedri fue en Brasil con la selección sub 17 y me pareció el mejor del equipo. Me gustó mucho su estilo. Hay que esperar un poquito a ver cómo evoluciona", explica.

No pasó Pedri por el fútbol formativo de Barcelona. Eso no es una preocupación. Messi confía en su nuevo compañero. Cuando lo valoran como el nuevo Iniesta, Benaiges explica detalles técnicos en los que que se le advierte que el jugador no pasó por la escuela de Barça: "Poniéndolo en la misma franja de edad, Iniesta tenía un cambio de ritmo que Pedri todavía no ha demostrado tener. Además, hay que tener en cuenta que Iniesta vino de niño al Barcelona y Pedri ya vino mayor. Esas acciones que Andrés aprendió en el Barça, Pedri no las tiene porque no ha pasado por esas etapas. Son ocho años de formación en un club. Ahora, Pedri es un jugador inteligente, importantísimo. Es técnicamente muy bueno. tiene una capacidad de esfuerzo muy buena. No es agresivo, pero hace transiciones defensivas y trabaja. En eso se parece mucho a Andrés. En cuanto a las acciones técnicas de Andrés quizás fuera más completas por el cambio de ritmo que tenía. Incluso ahora lo sigue teniendo".

El Barça se quedó con Pedri por poco más de cinco millones de euros y le firmó un contrato hasta 2022, prorrogable hasta 2024. El chico nacido en Tegueste, una localidad de Santa Cruz de Tenerife, el 25 de noviembre de 2002, fue descartado por el equipo de su tierra por ser demasiado bajito. Por eso su talento comenzó a germinar en Las Palmas, que adquirió su ficha después de verlo con la Selección Sub 16 de Las Islas Canarias a finales de 2017. En ese mismo torneo un ojeador de Real Madrid se enamoró de Pedri, organizó una prueba oficial, pero no convenció a los entrenadores de las divisiones menores de los merengue.

Casi que aquel rechazo fue un designio del destino porque su familia es fanática de Barcelona: su abuelo paterno fundó en 1994 la Peña Barcelonista de Tenerife-Tegueste, que ahora es presidida por su padre, Fernando, que atiende la barra y las mesas del bar en el que trabaja junto a su esposa, María Rosario, y su madre, Candelaria, que hacen de cocineras. En el pueblo a la familia de Pedri los conocen como "los culés" o "los catalanes".

Está claro que hablan el mismo idioma con Messi, la pasan bien dentro de la cancha. La victoria ante Atlético de Bilbao (3-2) con una asistencia pisando la pelota hacia atrás que fue una delicia, explica las risas de La Pulga. El gol de cabeza de Pedri, el primero en toda su carrera como futbolista, le da un respiro a Barça. Incluso, hay detalles de la personalidad que unen a Pedri y al rosarino. En una entrevista a La Vanguardia, Fernando, el padre del joven que cautiva a los culé contó: "El chico es callado y muy tranquilo, pero en la cancha, la timidez desaparece. Se vuelve muy competitivo". Una particularidad que bien podría aplicar para el argentino.

Los separan 16 años de diferencia. Messi ya tiene 33 y Pedri tiene 18, sin embargo, la sintonía es fantástica. Es por eso que en Barcelona pueden tener la fórmula para desactivar las tentaciones de PSG de contratar a Mauricio Pochettino como entrenador, de querer juntaron con Sergio Ramos y de ofrecerle un ataque junto con Neymar y Mbappé.

En el diario El País cuentan que Messi puso los ojos en Pedri desde el primer momento. "Juega bien este pibe", aseguran que dijo en el medio de un entrenamiento de Barcelona y que rápidamente Koeman tomó nota: "Comprende muy bien todos los ejercicios, tiene un entendimiento del juego total", explican que dijo en la intimidad el DT. Revelan que Pedri conoció a Messi en el estacionamiento de la Ciudad Deportiva de Barça y que el rosarino le dijo: "Bienvenido al Barcelona". El chico, en una charla con La Vanguardia confesó de ese momento: "Verlo fue como abrir un regalo de Navidad".

Pedri, el canario que alegra a Messi. El chico de 18 años que puede ser la mejor receta para las jaquecas que padece Barcelona desde que PSG se obsesionó con el rosarino. El talento que puede seducir al talento.