El pedido táctico de LeBron James que modificó la historia y ayudó a Los Angeles Lakers a ganar el anillo de la NBA

LA NACION
·2  min de lectura

La consagración después de 10 años de Los Angeles Lakers condujo a cumplir un objetivo. Que Lebron James fuese el estandarte de esa coronación implicó consolidar el proyecto. Pero para que todo eso suceda, hay pequeños detalles que permiten comprender el proceso. En una entrevista que publicó Lakers Daily, se conoció que The King, en la charla técnica previa al sexto juego de la final de la NBA, pidió expresamente defender a Jimmy Butler, la estrella de Miami Heat y el responsable de darle tremendos dolores de cabeza a los Lakers en los juegos tres y cinco.

Drazen Petrovic, el Mozart del básquetbol: una muerte absurda que nunca apagó su magia inspiradora en la NBA

Butler dominó esos partidos, llenó de interrogantes al poderío de los Lakers. Con un partido tres con registros de: 40+11+13. Incluso, para el partido 6, se especulaba con la vuelta de Goran Dragic, lo que podía poner en riesgo al equipo de Los Angeles. El entrenador asistente de los Lakers, Mike Penberthy, contó lo que LeBron le trasladó al staff técnico en la charla que se dio horas previas al partido definitorio: "6º partido. Nos reunimos. Tenemos un plan de partido que explicar. Nos sentamos a hacerlo. Empezamos a pasar videos y llegamos a los de Miami. LeBron dice: 'Entrenador, quiero defender a Jimmy. Quiero igualarlo en minutos. Siento que necesito emparejarme con él todo el partido. Quiero que nadie más lo defienda: el que quiere a Jimmy Butler soy yo'".

Y continuó: "Eso es liderazgo. Es decir que, siendo el mejor jugador de tu equipo, vas a defender al mejor jugador del otro equipo. Eso te dice algo más de él. Iba diciendo: 'Tendré a Jimmy Butler y jugaré los 48 minutos si tengo que hacerlo'. Al final sólo bastó con 24, ahí acabó el partido, pero habla bien de él", reveló Penberthy.

Según las estadísticas oficiales de la NBA, cuando LeBron lo defendió en ese sexto partido, Butler metió 12 puntos con un 55% en tiros (vale aclarar que vio agotado al jugador de los Heat por el tremendo trabajo que hizo en el juego cinco), mientras que en las dos victorias de su equipo había promediado 37,5 puntos con un 66% de efectividad.