Pechito López es campeón y, de alguna forma, quedó a un título mundial de Juan Manuel Fangio

LA NACION
·3  min de lectura

Mientras en Parramatta, Australia, a 11.800 kilómetros de Buenos Aires, los Pumas cumplían este sábado el larguísimo anhelo de vencer a Nueva Zelanda en rugby, el deporte argentino sumaba casi sin enterarse otro lauro: en Sakhir, Bahréin, a 12.400 kilómetros de la capital nacional, José María López conseguía el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) 2019/2020 de automovilismo, junto a dos compañeros. El cordobés compartió el Toyota TS050 híbrido número 7 con el inglés Mike Conway y el japonés Kamui Kobayashi, se impuso en la carrera 8 Horas de Bahréin y logró una nueva corona en su trayectoria.

Pechito López, de 37 años, tenía ya tres cetros mundiales, de certámenes organizados por la Federación Internacional del Automóvil (FIA): ganó los de Turismo (WTCC) en 2014, 2015 y 2016. El de Resistencia, que consiste en competencias de larga duración, es el cuarto y eso lo pone, más allá de la gran diferencia de importancia, a una conquista de su compatriota Juan Manuel Fangio, que ganó cinco de Fórmula 1. La Argentina, por consiguiente, suma nueve mundiales individuales de automovilismo.

Fórmula 1: el toque de dos Renault que le abrió el camino al título a Hamilton

El hombre de Río Tercero añade una característica peculiar a esos logros: haberlos obtenido en diferentes categorías. López compone un grupo muy reducidos de pilotos versátiles, que comparte con el noruego Petter Solberg, campeón de rally en 2003 y de rallycross en 2014 y 2015, y con el español Fernando Alonso, monarca de Fórmula 1 en 2005 y 2006 y de Resistencia en la temporada 2018/2019. El caso más extraordinario es el del inglés John Surtees, que fue campeón mundial en dos deportes, afines ellos: el automovilismo (Fórmula 1 en 1964) y motocicilismo (350 centímetros cúbicos en 1958, 1959 y 1960, y 500 en 1958, 1959 y 1960).

Las estrellas del currículum de López incluyen torneos argentinos: los de Turismo Competición 2000 de 2008 y 2009, Súper TC2000 de 2012 y Top Race de 2009. Durante muchos años fue una gran esperanza del automovilismo argentino en cuanto a tener un piloto en Fórmula 1, y Pechito estuvo muy cerca en 2010, cuando tenía un contrato para correr en el equipo estadounidense USF1, pero la escudería terminó no consiguiendo el dinero necesario y se dio de baja a muy poco de la apertura del certamen.

El conductor de Río Tercero vivió muchos años de muy joven en Europa, tuvo luego un lustro brillante en el ámbito nacional y retomó las competencias internacionales en coches de turismo. Desaparecido el WTCC después de sus tres consagraciones, desde hace unas temporadas el argentino se dedica al Mundial de Resistencia, en el que corren tríos de pilotos con un mismo auto. Este año López, Conway y Kobayashi se impusieron en cuatro de las ocho fechas del WEC: a principios de la temporada en Bahréin, en los legendarios circuitos de Silverstone (Inglaterra) y Spa-Francorchamps (Bélgica) y, este sábado, nuevamente en Sakhir. En su éxito sobre las 263 vueltas, superaron por más de un minuto a sus compañeros de equipo suizo Sébastien Buemi, neozelandés Brendon Hartley y japonés Kazuki Nakajima, que los precedían en las posiciones antes de la fecha final. No hubo órdenes de equipo de Toyota -campeón de constructores- entre ambas tripulaciones.

Las 24 horas de Le Mans: después de liderar por media carrera, Pechito López subió al podio

La única deuda de Pechito en la especialidad es la carrera más emblemática, la 24 Horas de Le Mans, en la que estuvo muy cerca del triunfo pero sufrió percances en los últimos giros. Pero para José María López es tiempo de festejos. Una vez más, en una trayectoria en la que ha relucido en cuanta categoría participó.