Escoffier: Lo que pasó fue surrealista, el barco se dobló sobre sí mismo

Agencia EFE
·3  min de lectura

Redacción deportes, 1 dic (EFE).- El navegante francés Kevin Escoffier, patrón del IMOCA60 'PRB', rescatado esta madrugada por el 'Yes we Cam' de Jean Le Cam, comentó que, "lo que pasó fue surrealista, el barco se dobló sobre sí mismo tras impactar con una ola a 27 nudos (52 km/h).

"Escuché un crujido pero, sinceramente, no necesité oír el ruido para entender lo que había pasado. Miré la proa y estaba formando un ángulo de 90°. En cuestión de segundos había agua por todas partes, la popa del barco estaba bajo el agua y la proa apuntaba hacia el cielo", explicó.

El barco se había partido por la mitad por delante del mamparo del mástil. "No tuve tiempo de hacer nada. Solo pude enviar un mensaje a mi equipo: 'Me estoy hundiendo. Esto no es una broma, Auxilio'", relató.

"No pasaron ni dos minutos en estar todo inundado. Fue extremadamente rápido, salí a cubierta, me puse el GST (traje de supervivencia) lo mejor que pude. Vi humo, la electrónica ardiendo y Todo se apagó. El único reflejo que tuve fue agarrar el teléfono para enviar el mensaje y el ya referido GST. Quería coger la bolsa de apoyo (bolsa de supervivencia) pero no lo logré porque el agua estaba subiendo rápidamente", recordó Escoffier.

Cogió la balsa salvavidas de la parte trasera del barco, porque la delantera estaba ya tres metros bajo el agua y no era accesible. "Me hubiera gustado quedarme un poco más a bordo pero pude ver que todo iba muy rápido y me metí al agua con la balsa", señaló.

"En ese instante"- prosiguió-, "no me pude tranquilizar. Estás en una balsa con 35 nudos (68 km/h) de viento y eso no es nada tranquilizador. Solo me tranquilicé cuando vi a Jean Le Cam. Pero el problema era cómo dejar la balsa y subir a bordo de su barco".

"Nos dijimos dos o tres palabras a distancia, pero el mar encrespado y el oleaje hizo que se viese obligado a alejarse un poco y luego vi que se quedaba en la zona. Me quedé en la balsa hasta altas horas de la madrugada, pasaron diez horas", continuó el patrón galo.

Desde el 'Yes We Cam¡', Juan Le Cam seguía de cerca la señal de la baliza de Escoffier. Las duras condiciones meteorológicas provocaban que algunas veces la perdiese. "No sabía si el clima iba a mejorar lo suficiente como para permitir una maniobra. Se acercó a 2 metros de mí, me envió un cabo pero fue difícil detener el bote. Finalmente logré agarrar un tubo, una barra para subir a bordo. Todavía había mucho mar con olas de tres metros y medio".

"En estas condiciones es todo un desafío subir a bordo de un 60 pies (barco de 18,30 metros de eslora), y más cuando estás restringido en tus movimientos por el traje de supervivencia. Sinceramente, por suerte estoy en buena forma física porque les aseguro que no es fácil", admitió Escoffier.

Además reconoció que el momento de estar a bordo del 'Yew we Cam¡' fue muy emotivo. "Nos abrazamos el uno al otro y me dijo: "¡Maldita sea, ya estás a bordo!. Y le respondí "te he jodido tu carrera, y estabas haciendo una gran carrera" y me contesto: "Está bien, la última vez fui yo quien tiró la carrera de Vincent Riou cuando vino a rescatarme en 2009".

"Por ahora, no tengo idea de qué hacer a continuación. Veremos con la dirección de carrera. He dormido bien durante dos horas, he descansado y comido. Hice todo lo que pude por salvar el barco", concluyó.

(c) Agencia EFE