Otro paso de los Cambiaso: Adolfo e hijos jugaron en el nivel más alto que existe fuera de la Argentina

Xavier Prieto Astigarraga
lanacion.com

La familia Cambiaso sigue dando pasos ascendentes en el polo. Adolfo y sus dos hijos mayores ya habían conquistado juntos un torneo de 20 goles de handicap, el de la Copa Sterling, hace un par de años en Estados Unidos. Y ahora se dio que el crack de La Dolfina, su homónimo y Mia compartieron equipo en un campeonato de 26, el nivel más alto posible fuera de la Argentina. No en una final, sino en un partido de primera rueda, pero el placer de estar juntos en la cancha es el mismo, y en una exigencia mayor. Con el agregado no menor de ganar...

Por ahora sin más medidas por el coronavirus que la ausencia de público en la temporada alta de Estados Unidos (los caballos no adquieren la enfermedad), se desarrolla el Abierto de Palm Beach, el tercero de los cuatro certámenes del circuito Liga Mundial de Polo (World Polo League), que tiene lugar en Wellington, Florida. Cambiaso juega por Valiente, el conjunto de su socio Bob Jornayvaz, que de vez en cuando no puede estar en la cancha, por compromisos laborales. El empresario tiene 2 goles, y como Mia posee la misma valorización, la chica de 17 años se vuelve una suplente ideal.

Tanto, que Valiente, que presentó 25 de handicap y se completa con Diego Cavanagh, venció por una buena diferencia: 13-8 a un rival de 26, Amaala, integrado por Ignacio Figueras (6), Agustín Merlos (8), Facundo Fernández Llorente (7) y Juan Bollini (5). Fue la segunda victoria de Valiente en sus dos encuentros.

"La verdad es que es divertido jugar con mis dos hijos. Es lindo, no importa el nivel. Estoy contento. Y en algún otro partido se dará, porque Bob tiene el mismo handicap de Mia y ella calza justo en el equipo", comentó a LA NACION Adolfo Cambiaso, de 44 años.

El placer se extendió a su hijo, "Poroto", de 14. "Es una oportunidad increíble jugar con ellos dos y además con Diego Cavanagh, con el que también tengo muy buena relación", expresó por mensajería instantánea desde Estados Unidos. "Ya había jugado la final de un torneo con Mia y papá, pero son cosas que no se repiten muchas veces y hay que disfrutarlas", apuntó el chico, de 4 tantos de handicap.

La duda que podían tener los Cambiaso era cómo se desempeñaría Mia, que nunca había actuado en semejante categoría, la de 26 goles. La chica, bicampeona argentina femenina, no tuvo un desempeño destacado, pero dejó en claro que, con más continuidad, puede adaptarse a ese nivel. "Jugar contra polistas de alto nivel y en 26 goles siempre es difícil, pero ella juega muy bien y puede estar en ese nivel tranquilamente", opinó su hermano menor.

El próximo domingo Poroto y su papá tendrán otro encuentro lindo: su tercer compromiso será contra Richard Mille (un éxito y un traspié), el cuarteto de sus primos/sobrinos Bartolomé y Camilo Castagnola, más Pablo Mac Donough, otro polista de La Dolfina en la temporada argentina. Será, a la vez, un interesante cruce con miras a la clasificación para las semifinales, a las que accederán los mejores cuatro de los diez conjuntos. El Abierto de Palm Beach es el segundo en importancia de la Liga Mundial de Polo, y se ha dado el gusto de ver a tres Cambiaso juntos en la cancha una tarde. Quizás haya otras.

Qué leer a continuación