Lo que pasa en River repercute en Boca: temores ante un posible brote tras el superclásico

·4  min de lectura
Carlos Tevez tuvo acción con los defensores: Gonzalo Montiel es uno de los nuevos positivos en River.
Getty

Boca se sacó por fin la espina de ser eliminado por River en los mano a mano desde 2014, pero ni así puede encontrar un espacio para disfrutar del goce. En el plantel y la dirigencia se viven horas de intranquilidad. Claro, todo vinculado al brote de contagios que vive el millonario, que siguió sumando casos 24 horas después de la serie de cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional que ganó el xeneize por penales. En efecto, para Miguel Ángel Russo y sus dirigidos también serán horas y días clave en el que el foco estará puesto en los hisopados: en el club rezan para que no aparezcan malas noticias en medio de instancias delicadas que el equipo aspira a superar.

Alarma en River: más de 20 casos positivos que hacen peligrar el partido de la Copa Libertadores ante Independiente Santa Fe

Los temores habían comenzado, lógicamente, el sábado con la noticia de que un gran grupo de los futbolistas riverplatenses padecía Covid y se perdía el superclásico en la Bombonera: los que dieran negativos, igualmente habían “convivido” con los descartados y eso ponía en riesgo a los jugadores xeneizes.

¿Hubo recomendaciones específicas? Desde el plantel le explican a LA NACION que las brindadas desde el equipo médico y el cuerpo técnico hacia los jugadores no variaron de las que comúnmente proporcionan: “Son las que cualquier persona recibe. En este caso, que en los saludos trataran de no abrazarse y apenas choquen los puños, como Tevez hizo con Ponzio en los sorteos”, ejemplifican. Aunque, por otro lado, desde el Consejo de Fútbol razonan que no tiene demasiado sentido aconsejar tan detalladamente: “¿Qué podés decirle a los jugadores? En los partidos se marcan, se agarran, las acciones son friccionadas y los contactos son constantes”.

Leonardo Ponzio es otro de los que contrajo el virus y estuvo en la fricción del superclásico.
Argra Pool


Leonardo Ponzio es otro de los que contrajo el virus y estuvo en la fricción del superclásico. (Argra Pool/)

Tenían asumido que había un riesgo grande, aunque no se podía hacer más nada que jugar y confiar en que todo salga bien. Hasta este lunes, cuando aparecieron cinco nuevos casos entre los hombres de Núñez (Montiel y el propio Ponzio, por ejemplo, entre los que jugaron). La preocupación pasó a ser mayor y durará varios días.

Carlos Tevez: la conexión entre aquel festejo de la "gallinita" y el sabor de volver a eliminar a River

Esta mañana, en el predio de Ezeiza todos se someterán a los PCR para conocer -por la tarde- el estado de cada uno. Ojo: no se tratan de hisopados de urgencia por la caótica situación que transitan en la vereda de enfrente, sino más bien serán los controles habituales que solicita Conmebol hasta 48 horas antes de disputar un encuentro correspondiente a sus competiciones. Claro, también será la referencia para saber cómo está el panorama parcial en la burbuja boquense.

Miguel Ángel Russo saludó con el puño a los de River, pero también abrazó a sus futbolistas: es paciente de riesgo aunque está vacunado.
Mauro Alfieri


Miguel Ángel Russo saludó con el puño a los de River, pero también abrazó a sus futbolistas: es paciente de riesgo aunque está vacunado. (Mauro Alfieri/)

No para tranquilizarse al cien por ciento. Sí para proyectar el duelo clave del jueves ante Barcelona, de Guayaquil, con la certeza de quiénes podrán ser tenidos en cuenta por el entrenador xeneize. Pueden ser todos, pero eso no quita que tras la actuación con los ecuatorianos pueda saltar un nuevo brote en Boca. Así lo explican desde el club: “Si hoy saltan positivos entre nosotros, el clásico no tendrá nada que ver. Vendrían de las horas previas al partido y saltarían ahora. Y si alguno se contagió con River, aparecerá después de jugar en la Copa”.

¿Por qué? Según las explicaciones sanitarias tienen que pasar unas 72 horas desde el contagio para que el PCR pueda detectar el resultado positivo. Entre el comienzo del superclásico y los análisis matutinos de hoy no habrán pasado siquiera 40. Entonces, la incertidumbre se mantendrá, probablemente, hasta el viernes, cuando Boca se prepare para jugar el domingo la semifinal local ante Racing, en San Juan. El miedo está instalado: si hoy o en los próximos días aparece un brote, será en un momento inoportuno, de definiciones en ambas competencias en las que Boca se está jugando mucho.

Carlos Izquierdoz: el líder de Boca que defiende su condición en la cancha con niveles altos, pero que todavía es mirado de reojo en el club xeneize

Según lo que le agregaron a LA NACION, los futbolistas xeneizes y el cuerpo técnico no sufren -por ahora- algún síntoma. Como siempre, los mayores cuidados pasan por Russo, paciente con doble riesgo por sus antecedentes médicos y su edad (65). Es cierto, hace pocos días se difundió su foto con el certificado de la vacuna. Sin embargo, existen casos diversos de personas que recibieron ambas dosis y se contagió igual. Serán horas de mucha tensión en Boca, a la espera de poder terminar el semestre sin complicaciones.