¿Qué pasa cuando Gago no está?

El miércoles había amanecido como cualquier otro día en Boca y Guillermo Barros Schelotto se daba el gusto de hacer algo que no había podido desde que llegó al club: repetir el equipo. El entrenamiento transcurrió sin demasiados problemas, pero ni bien terminó se prendieron las alarmas: Fernando Gago sintió una molestia que rápidamente se transformó en desgarro y será baja para las próximas fechas.

En este sentido, fue el Mellizo quien más sufrió su ausencia. Debutó el 3 de marzo y Pintita se fracturó por segunda vez el tendón de Aquiles el 24 de abril. Así, el total es de 11 triunfos, tres derrotas y cuatro empates en 18 partidos, dándole un 66% de efectividad con él en cancha desde que Guille es el DT.

Sin él, en cambio, fueron 20 cotejos en los que no lo pudo usar, de los cuales cosechó siete victorias, cinco caídas y ocho igualdades, logrando una eficacia del 48%. Un porcentaje muy pobre que creció de manera exponencial con su recuperación en noviembre del 2016, desde cuando fue titular siempre y ganó seis de los siete encuentros disputados -el otro fue el 1-2 ante Talleres-.

Gago PS

En total, desde su vuelta, disputó más partidos de los que se perdió. Es decir: el Xeneize, de 2013 para acá, tuvo 161 compromisos oficiales entre campeonato, Copa Argentina, Copa Libertadores y Copa Sudamericana y él dijo presente en 86 de ellos, poco más de la mitad (53%). La diferencia estuvo entre septiembre de 2015 -momento de su primer fractura- y noviembre de 2016 -cuando se dio su regreso de la segunda-. En esos 10 meses pudo participar tan solo en 11 encuentros.

Sin embargo, si de números se trata, esta segunda etapa en el club es difícil de cuestionar. Dentro de esos 86 cotejos, su equipo se llevó el triunfo en 49 ocasiones, mientras que empató 17 veces y perdió 20. O sea, Boca tuvo el 57% de eficacia con él en cancha. Sin él, las estadísticas son bien diferentes: 75 duelos, 37 victorias, 19 igualdades y 19 derrotas, que dejan como saldo un pobre 49% de efctividad.