Da a luz en el ascensor en el que se quedó atrapada con una doctora y una enfermera

M. J. Arias
·2  min de lectura

Elisabetta Donatucci, una joven de 19 años de origen albanés y residente en Lanciano (Italia), se ha convertido en la protagonista de una de esas historias de partos apresurados en sitios insospechados que acaparan titulares alrededor del mundo. El suyo fue en un ascensor averiado en el que, por suerte, se quedó atrapada junto con una doctora y una enfermera que la asistieron en todo momento, según detalla Abruzzo Live TV.

Por suerte para esta madre, en el ascensor se quedo atrapado con ella un equipo médico completo que la atendió durante el precipitado parto. (Foto: Getty Images)
Por suerte para esta madre, en el ascensor se quedo atrapado con ella un equipo médico completo que la atendió durante el precipitado parto. (Foto: Getty Images)

Según el relato de los acontecimientos hecho por varios medios italianos, la chica, embarazada por segunda vez, acudió a urgencias del hospital Renzetti de Lanciano sobre las 10:30 de la mañana. Como parecía que el parto iba a ir rápido, en seguida le realizaron una prueba de detección del coronavirus y la subieron a un ascensor para llevarla a Obstetricia y que se ocupasen de ella.

Acompañada de una obstreta, una enfermera y una trabajadora social todas se montaron en el ascensor con la mala suerte de que este se averió con ellas dentro sin haber llegado a su destino. Las contracciones iban rápido, el bebé no estaba dispuesto a esperar y Donatucci dio a luz allí mismo a una niña que pesó al nacer 3,4 kilos.

Mientras, en el exterior, los bomberos y los técnicos se afanaban en poner de nuevo en marcha el ascensor para poder sacar a sus ocupantes. En cuanto las puertas se abrieron, madre e hija fueron trasladadas inmediatamente a Obstetricia, donde se procedió a cortar el cordón umbilical y se comprobó que el estado de ambas era bueno.

Según ha informado el Sistema sanitario de la Región de Liguria (ASL2), que ha calificado lo ocurrido como “un hecho extraordinario” y destacado que tuvo un final feliz, las protagonistas de esta historia y sus “dificultades” fueron “la madre Elisabetta Donatucci, las enfermeras Alice Luciani y Sabrina Crognale, la obstetra Fulvia Baffoni, la pediatra Angiolina Nicodemo, la ginecóloga Daniela Murgano y la trabajadora socio-sanitaria Lia Lanci”.

En su comunicado, el servicio sanitario regional aclara que el uso del ascensor era necesario para el traslado y que el parto fue “apresurado”.

Hace una semanas, a comienzos de mes y también en Italia, pero esta vez en en Bolonia, las prisas por nacer de otro bebé convirtieron a su padre en obstetra durante unos minutos. Guiado por una enfermera a través del 118 (número de emergencias en el país transalpino), el padre ayudó así a traer al mundo al pequeño, de 2,9 kilos, y asistió el parto de su propio hijo.

EN VÍDEO | Acude desesperado a un parque de bomberos con su bebé en brazos ahogándose y le salvan la vida