Tres partidos de sanción y multa a Júnior Fernández por dar una patada al VAR

Agencia EFE
·2  min de lectura

Río de Janeiro, 13 nov (EFE).- El portero paraguayo Roberto 'Gatito' Fernández, jugador del Botafogo, fue castigado con tres partidos de sanción y una multa equivalente a 4.860 dólares por dar una patada a la cabina del VAR en un partido del Campeonato Brasileño.

El Superior Tribunal de Justicia Deportiva homologó este viernes la decisión acatada por el club y el arquero, de 32 años, quien tendrá que "resarcir a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) por los daños causados al equipamiento" de videoarbitraje.

El incidente ocurrió el 29 de agosto al finalizar el partido de la sexta jornada de Liga entre Botafogo e Internacional que acabó con derrota para el conjunto carioca por 2-0 en el estadio Nilton Santos de Río de Janeiro.

En ese encuentro el VAR anuló dos goles al equipo local.

Poco segundos después del pitido final, Fernández iba camino del túnel de vestuarios, pero antes de abandonar el campo "chutó y derribó la cabina del VAR", según captaron imágenes de televisión y reflejó el acta del árbitro.

El informe enviado a la Justicia Deportiva constató que "el equipamiento fue dañado" y además detalló que importar un nuevo aparato costaría aproximadamente 9.500 dólares.

El paraguayo fue entonces denunciado y sancionado por violar el artículo 219 del Código Brasileño de Justicia Deportiva, que establece una suspensión de 30 a 180 días y una multa de entre 100 (18,3 dólares) y 100.000 reales (18.300 dólares) por provocar daños en estadios, sedes o dependencias de entidades deportivas.

La Procuraduría defendió una sanción baja, de tres partidos de suspensión y una multa de 26.600 reales (unos 4.860 dólares), lo que fue aceptado por el Botafogo y, posteriormente, homologado por la Justicia.

Si el club no hubiera aceptado la propuesta de la Procuraduría, el caso hubiera ido a juicio y el jugador podría haber enfrentado un castigo mayor.

El portero también está obligado a grabar un vídeo en el que se retracte de sus actos, algo que hizo este mismo viernes.

"Me gustaría pedir disculpa a la comisión arbitral y a todos los árbitros de todo Brasil por el incidente que tuve con el VAR. Fue una mala decisión. Jamás fue mi intención derribar la cabina", expresó.

"Respeto a todos los profesionales que trabajan como árbitros en Brasil, en todas las categorías. Sé que el VAR es una herramienta nueva, que está siendo usada en el mundo entero y vino para quedarse y ayudar al fútbol. Aún nos estamos acostumbrando, pero nuevamente pido disculpas", expresó.

El paraguayo no juega con el Botafogo desde el 23 de septiembre, pues aún se recupera de un edema óseo.

(c) Agencia EFE