El gran partido de Juan Román Riquelme frente al Real Madrid

El 10 de Boca tuvo una noche consagratoria en Tokio. De sus pies nacieron las mejores pinceladas en la jornada xeneize más gloriosa.
El 10 de Boca tuvo una noche consagratoria en Tokio. De sus pies nacieron las mejores pinceladas en la jornada xeneize más gloriosa.

El 28 de noviembre de 2000 es parte de la historia de Boca Juniors. En un partido casi perfecto, el Xeneize superó al Real Madrid en la final de la Copa Intercontinal, disputada entonces entre los campeones de la Champions League y de la Copa Libertadores. Aquel día, Palermo definió pero fue Riquelme quien manejó la sala de máquinas argentina.

En 2002, Riquelme abandonó Boca para enrolarse en el Barcelona pero no tuvo éxito y tras una temporada acabó siendo parte del mejor Villarreal de la historia, llegando incluso a semifinales de la Champions League en 2006.

Qué leer a continuación